Falta trabajo integral

- 03 de septiembre de 2018 - 00:00

Hay muchos factores por los que un chico es transgresor y, según los casos específicos, deben ser tratados por los profesionales y las autoridades. No es solamente responsabilidad del Estado, sino de la sociedad y deben tomarse en cuenta varios factores.

Con el pasar el tiempo se han ido perdiendo muchos valores dentro de la convivencia. Ahora los chicos tienen todo fácil, incluso el acceso a malas influencias.

En estos tiempos, las prioridades de los jóvenes son otras. Hoy, por ejemplo, no priorizan querer salir adelante, sino que para muchos lo fundamental es tener lo que está de moda, acceder cada vez más a la tecnología y a todo lo que tenga valor material.

En ese objetivo y si sus padres no los consienten, obviamente los chicos empiezan a transgredir la norma y afectar a sus semejantes con tal de obtener lo que desean.

Lo grave es que, en verdad, no hay una verdadera rehabilitación integral para los contraventores.
Lo grave también es que para tratarlos y poder ayudarlos, no existe tampoco el personal capacitado.

Trabajar con adolescentes que vienen de círculos familiares no es lo mismo que tratar con quienes vienen de ambientes y situaciones de maltrato, violencia abusos...

Lamentablemente existen ciertos especialistas que manejan teorías y conceptos que no están vigentes y no están acordes con lo que se requiere.

Por ejemplo, de una tratativa especial requieren actualmente los casos de adolescentes que escapan de sus casas y son objeto de abusos en las calles debido a su preferencia sexual o porque han caído en el vicio del consumo de drogas.

En el tema de tratar a los chicos infractores, incluso los mismos ministerios se lanzaban antes la pelotita, porque no había quién trabaje esto. Mientras, la mayoría de colegas de esta área de la psicología apuntaban a aspectos que no respondían a la realidad del caso: si el chico había sido violentado sexualmente, si es consumidor de drogas o si solo está confundido.

En verdad, no hay un trabajo integral.

Para que funcionen las cosas se debe empezar por establecer todo lo que se va a realizar de manera integral en favor de los menores infractores, desde los diferentes parámetros, áreas, realidades y casos.

Los actores implicados en el tema deben trabajar en generar planes y proyectos plenos, en donde jueguen un rol importante los especialistas y se tomen en cuenta de dónde provienen los que quebrantan la ley, qué aspectos acarrean, como por ejemplo el consumo de drogas, violencia, abusos, etc.

En definitiva, no se necesita solo disponer de talleres para dar un oficio a los jóvenes infractores.
Es algo más global, que debe acompañarse de una buena guía profesional, de atención médica y psicológica especializada, de evaluaciones periódicas, de capacitaciones, de encuentros familiares, grupales, sociales, deportivos, culturales. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: