Desigualdades causan violencia

- 12 de junio de 2019 - 00:00

La violencia es consecuencia directa de las desigualdades sociales por lo que debe ser el  eje transversal en el Acuerdo Nacional. Si nos centramos en la violencia de género y contra niños y adolescentes veremos cifras alarmantes que son la punta del iceberg porque no existen cifras reales.

Hay víctimas que permanecen en silencio por temor de terminar con el orden de las cosas establecido por una sociedad patriarcal y machista que no toma conciencia de su participación directa en este fenómeno. Ahí también están los que ejercen violencia, que son visibilizados para mostrar una cara de la justicia, pero poco o nada se hace para rehabilitarlos y evitar que sigan practicándola.

A pesar de todo el trabajo hecho, algo salió mal y debemos analizar los resultados para reorientar la intervención. Necesitamos contar con estudios bien hechos y directos con la población afectada, que superen el criterio de unos cuantos expertos de escritorio quienes no logran plasmar la realidad local para evitar campañas, normas y procedimientos con poca efectividad.

Lo más importante es que necesitamos recursos, las víctimas no tienen respuestas del Estado para protección y justicia y los victimarios que, en el mejor de los casos son sentenciados, no reciben tratamiento idóneo ni se miden las probabilidades de reincidencia. Hay mucho por hacer, estamos atentas y dispuestas a apoyar. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: