La comunidad de los diversos

- 14 de julio de 2019 - 00:00

Tim Burton apuesta a la comunidad de la diversidad y a la reunión de las familias. Su película Dumbo (2019), producida por Disney, responde a la tesis de alguna comunidad imposible, si es que esta tiene en su seno la conflictividad humana. Pero cabe recalcar que Burton comprende por tal diversidad la que es compleja, integrada por individuos que tratan de lograr un sueño.

Dumbo se diferencia del primer producto Disney de 1941 al dejar de lado el bullying; pone en plano crítico la explotación del ser humano en el trabajo; evidencia que la relación con los animales, si bien era un objeto de la industria cultural, al mostrarlos como apetecibles para la caza o para entretenerse con ellos, hoy en día se ha convertido en un problema dado el maltrato, la experimentación e incluso la desaparición sistemática de especies.

Dumbo metaforiza al mundo como un circo donde el centro es el animal, o si se quiere, el “diferente”, expuesto a su explotación. Burton recurre al discurso de la diferencia para mostrar que la sociedad establecida se vale de esos “otros” que, queriendo alcanzar niveles dignos de vida, son los sujetos útiles de tal sociedad pacificada por el consumismo y por el quemeimportismo.

La comunidad de los diversos es integrada por las minorías explotadas que, en conjunto, conformarían un nuevo orden que resignifica la democracia del capital. La democracia de hoy no es de las mayorías, sino de la diversidad sociocultural que labra su destino entre los intersticios de ese mundo consumista que se pretende único. La apuesta, en este contexto, es la familia tradicional, incluso cuando las parejas heterogéneas vuelven a fundar una nueva. En el sentido clásico del término, tales familias establecen la comunidad posible, una que tiene sobre todo principios éticos. Dumbo, para el caso, usa efectos de color: la ausencia, la soledad, la separación, se fotografía con tonos grises u oscuros; la reunión y la alegría, además con la presencia de paisajes rurales, con cielos claros y hermosos; y ese mundo oscuro, urbano, de terror, matizado por lo negro.

Tal comunidad edénica tiene su parangón en Dumbo con la liberación del animal. De ahí que la comunidad posible de Burton sería la utopía en la que el ser humano se reconoce antes que racional, en animal sensible y libre. De hecho, además hay que ver en el filme un manifiesto claramente animalista. (O) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: