Punto de vista

Comenzó la guerra sucia: objetivo René Ramírez y Analía Minteguiaga

- 12 de julio de 2016 - 00:00

El dicho popular asevera “si el río suena, agua lleva”, pero en la bajeza de la política actual de la oposición se ha convertido en “haz ruido, para que parezca que el río lleva agua”.

Hace unos días se publicó en el portal digital Milhojas una información en la que se aseguraba que la rectora encargada del Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN) estaría cobrando dos sueldos: uno como profesora y otro como vicerrectora, en total más de $ 8.000. La publicación aparece sin fuente documental alguna y solo basada en testimonios anónimos de supuestos profesores del IAEN. Ya en este punto podemos afirmar que el titular de Milhojas: “El doble sueldo de la esposa de René Ramírez”, en el que se da por cierta desde el medio una información que es basada en una denuncia anónima, denota una gran irresponsabilidad por este medio con poco apego por el rigor periodístico e investigativo y claramente un sesgo político contra quienes están al frente del IAEN y Senescyt.

Enseguida el anuncio creó un gran revuelo en las redes sociales y por supuesto una repuesta del Consejo Académico Universitario del IAEN, el máximo órgano colegiado de la institución que reúne la representación de las autoridades, profesores, personal administrativo y alumnos, que en un acto de transparencia indiscutible emitió un comunicado para informar a la ciudadanía de los salarios durante 2016 de las autoridades del IAEN.

Pese a la necesidad de que se produjera una rectificación y corrección de la información publicada de forma irresponsable por Milhojas, como es su deber constitucional y deontológico periodístico, la información sigue colgada en la web. Pero además en guerra sucia seguida se fue un paso más allá porque ahora es usada por precandidatos de oposición a la presidencia que la siguen dando por cierta y divulgando en actos públicos.

Además, algunos profesores y autoridades del IAEN como mi persona hemos recibido intimidantes mensajes por Twitter como: “El Concejo Académico del IAEN está encubriendo una violación a la ley, tal como demostrare Documentada mente?” (las faltas de ortografía son del autor del mensaje que por supuesto se esconde de forma cobarde en el anonimato). También la página web de nuestra institución fue atacada por malware toda la semana pasada.

La oposición política en connivencia con ciertos blogs y páginas webs, que se dicen de investigación, pero que no tienen la función de informar sino también de hacer política, son usados como espoleadores de un ruido mediático que siguen a pie juntillas la regla de Goebbels por la que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad.

Cobrar dos sueldos en el sector público es sin lugar a dudas un acto inmoral e ilegal, pero hacer una afirmación de ese calibre siendo falsa, significa una violación al derecho a la honra contemplado en el artículo 66 de la Constitución y un delito penal de difamación y calumnias.

Estos actos únicamente buscan lanzar la piedra y esconder la mano, expandir rumores y crear zozobra, amparados en el anonimato de las redes sociales, se trata de confundir a la opinión pública mediante la calumnia y el ataque a la honra de dos importantes actores en nuestro proceso político, René Ramírez y Analía Minteguiaga. El objetivo último es tratar de divertir la atención de lo que realmente importa e impedir que continúe el proceso de cambio y la andadura que inició   Ecuador hace casi una década.

Quienes están al frente de la guerra sucia en sus laboratorios de mentiras y guerras de cuarta generación están jugando una carta peligrosa y es un bluff que les puede salir caro. Cuando se muestren las cartas se verá que no llevan ningún juego entre manos más allá de sus intereses mezquinos y personales por lo que se les va a revertir la partida y quedar en la más ridícula de las evidencias.  

En vez de andar con subterfugios y arteras estrategias, para tratar de desprestigiar la gestión de René Ramírez y Analía Minteguiaga, que se dediquen a repatriar sus capitales de paraísos fiscales y ayuden a echar este país adelante. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: