Cohesión social y desarrollo sostenible

- 05 de agosto de 2018 - 00:00

El 16 de abril de 2016, en la costa ecuatoriana se registró un terremoto de 7,8 grados cuyo epicentro se ubicó entre las localidades de Cojimíes y Pedernales, al norte de la provincia de Manabí, dejando al menos 600 muertos, alrededor de 25 mil personas sin hogar, miles de heridos y desplazados y cuantiosas pérdidas materiales.

Aunque fueron muchos los esfuerzos y la solidaridad nacional e internacional, la magnitud de los desafíos que entrañó el ir hacia una reconstrucción que asegure al mismo tiempo crecimiento económico, inclusión social y sostenibilidad ambiental, fue una preocupación compartida que nos invitó a repensar en forma integral y multidimensional los horizontes y estrategias a llevar a cabo.

El rol de la participación comunitaria y los procesos para que se pueda consolidar una cohesión social han sido claves para que los esfuerzos que se hicieron desde la cooperación internacional sean sostenibles.  Aunque, todavía hay mucho camino que recorrer lo iniciado ha dado resultados positivos, en el caso de la comunidad de Don Juan, ubicada en el cantón Jama, que fue otro de los múltiples lugares afectados por el terremoto, la cooperación internacional, liderada por Ayuda Directa ONLUS a través del Proyecto Por Manabí, consiguió la colaboración de empresas privadas, para entregar pallets, hacer levantamiento topográfico, estudios de suelo, construcción de viviendas. Además el Club Rotarios de Quito Occidente apoyó con un proyecto para mejorar la cadena de valor de la pesca artesanal a través de la construcción de una facilidad pesquera. Esto, más los esfuerzos que venía realizando la UASB junto a la comunidad , a partir de junio de 2016, a través del proyecto “Fomentando el desarrollo socio económico de Don Juan”, ha replanteado los desafíos en las actividades que pueden darse luego de un desastre provocado por un fenómeno natural. A más de 2 años del evento los procesos generados, a raíz del terremoto, se han ido decantando hasta que hoy la articulación entre distintos actores: organizaciones de la sociedad civil,  la academia y la cooperación internacional, junto con la comunidad, constituyen un buen ejemplo que posibilita en la práctica un desarrollo orientado a cerrar brechas sociales y productivas críticas donde no estén reñidos entre sí lo social, lo económico, lo cultural, lo productivo, y lo ambiental. (O) et 

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: