Carapaz y sus siete lecciones de vida

- 09 de junio de 2019 - 00:00

La victoria de Richard Carapaz en el 102º Giro de Italia ha renovado la euforia colectiva nacional. Y no es para menos, el carchense se convirtió en uno de los dos latinoamericanos en ganar el Giro en toda la historia de la competencia, luego de pedalear 90 horas, 1 minuto y 47 segundos. Esta épica hazaña deportiva nos deja al menos siete lecciones que se asocian con Los siete hábitos de la gente altamente efectiva, el best seller de Stephen Covey:

Proactividad: para utilizar nuestros esfuerzos, principios y valores en el cumplimiento de un sueño; el triunfo del carchense ha sido un premio a su arduo trabajo, pensemos en la frase lapidaria de nuestro campeón cuando le preguntaron sobre el apoyo que ha recibido: “Pedir apoyo para el ciclismo en Ecuador era como gritarle a un sordo”.

Empezar con un fin en mente: para mantener un sentido en nuestra vida, un horizonte y las aspiraciones de alcanzarlos; cuando le preguntaron a Richard sobre su actitud en el Giro, él respondió que fue a ganar: “Ir con esa mentalidad fue importante, salí con la idea de ser campeón”.

Establecer primero lo primero: para dedicar tiempo y esfuerzos a lo verdaderamente importante, no a lo urgente, sin dispersarse; cuando en la etapa 14 le preguntaron cómo se sentía al portar la maglia rosa, Richard respondió: “Trabajé muy duro y estoy cosechando lo que he sembrado”.

Pensar en ganar/ganar: para balancear nuestros objetivos y en el proceso apoyar en el cumplimiento de los objetivos de otras personas; cuando en la etapa 20 luego de trabajar como gregario de su compañero de equipo le preguntaron lo sucedido, Richard respondió: “Trataba de que Mikel se pudiera quedar con la etapa y le ayudé hasta último momento”.

Procurar primero comprender, y después ser comprendido: para tener esa capacidad de empatía, respetando y valorando a los demás; cuando le preguntaron a Richard sobre su rol en la competencia, supo indicar: “Cuando vinimos con Mikel sabíamos y estaba claro que él era el líder del equipo, y luego, ¿ves?, las cosas han venido así, como con un paso acelerado; tuve la oportunidad y la aproveché”. 

Sinergizar: para valorar la diversidad y potencializar el trabajo en equipo; cuando le preguntaron sobre la clave de la victoria, Richard con humildad y reconociendo el esfuerzo de todo su equipo, como un gran líder, respondió “usamos una estrategia bien planeada por el equipo”.

Afilar la sierra: para renovar nuestro espíritu, cuerpo y mente; cuando le preguntaron a nuestro flamante campeón del Giro d’Italia a quién dedicaba el triunfo, el carchense respondió claramente que lo que siempre lo reconforta y apoya es la familia, diciendo: "este triunfo es mío, de mi familia; creo hacen parte solo ellos, mi esposa y mis dos hijos y mis padres".

La victoria de Richard Carapaz, la Locomotora del Carchi, nos deja aprendizajes para la vida y nos demuestra lo grande que es nuestro campeón. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: