¿Por qué Yaku gana a Lasso?

10 de febrero de 2021 00:00

La semana pasada, en este mismo espacio de opinión, expresamos que estos comicios tenían una interrogante implícita: la continuidad o ruptura de la polarización entre el correísmo y anticorreísmo que predominó los últimos 15 años.

En base a los resultados de las Elecciones Generales de 2017 sugerimos la hipótesis que la polarización no serviría ni para que el correísmo gane en primera vuelta ni para que el anticorreísmo gane en la segunda vuelta. Con el 98% de las actas procesadas y el 9% de actas con novedad, el candidato del correísmo Andrés Arauz obtiene casi 2.7 millones de votos equivalentes a 32% mientras que el candidato del anticorreísmo Guillermo Lasso obtiene 1.6 millones de votos equivalentes a 19%; en esta línea, la segunda vuelta será el próximo 11 de abril toda vez que el correísmo no superó el 40% de los votos necesarios para ganar en primera vuelta.

Por su parte, la realidad del país y el alto conocimiento y la mala imagen de Lasso sugerían que esta sería su peor elección; en 2013, logró casi 23% y, en 2017, 28% en la primera vuelta y cerca de 49% en la segunda vuelta. A la par, el hecho que uno de cada tres electores prefería el cambio insinuaba que la puerta estaba abierta a una tercera opción; en este contexto, irrumpe, sorpresivamente, Xavier Hervas que obtiene 1.3 millones de votos equivalentes a casi 16% y, fundamentalmente, Yaku Pérez que obtiene casi 1.7 millones de votos equivalentes a más del 20% pasando a la segunda vuelta frente a Andrés Arauz.

Pero, ¿por qué Yaku gana a Lasso? Porque el Ecuador vive la mayor crisis económica de la historia y la opinión ciudadana percibía que Lasso es un banquero que coparticipó de las políticas del Gobierno de Lenin Moreno mientras que Yaku, con un renovado liderazgo tras la explosión social de octubre de 2019, representa a un pueblo pobre en que 3.3 millones de ecuatorianos viven con menos de USD 48 mensuales y 6.6 millones de compatriotas viven con menos de USD 85 por mes; y, apenas 32% de la población económicamente activa tiene un empleo pleno.

Te recomendamos

Las más leídas