El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.22/Jun/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

Vidas entrelazadas

12 de julio de 2020 00:00

La película ecuatoriana Big Bang (2019) de Wilson Burbano, contada en clave surrealista, demuestra que el ser humano es un entrelazamiento de vidas pasadas. El filme fue recientemente galardonado con el Premio a la Mejor Película Experimental en el Festival Internacional de Cine de Suiza (SIIF), aunque en el 2009 ya recibió la Mención de Honor del Premio Augusto San Miguel, además del Premio a la Postproducción, ambos del Ministerio de Cultura en el 2014. En el presente año, pese a la pandemia, tuvo su estreno nacional e internacional mediante una plataforma streaming.

Big Bang tiene como eje la historia de un artista, que corta la lengua al Presidente de la República, delito por el cual es un preso político en un país indeterminado. Como él hay otros, incluso uno que comete magnicidio. En su encierro, pierde la capacidad de hablar, pero se le abre el espíritu y con él se conecta y ve sus vidas pasadas.
Burbano, con este argumento central, presenta un filme que bordea lo metafísico y el esoterismo. El Big Bang es el origen de toda existencia y el movimiento que determina el universo del personaje. De pronto, mediante su Ser vemos que fue parte de otros eventos históricos, como el sacrificio de Atahualpa, la crucifixión de Cristo o los momentos de la vida en el Edén.

La idea es probar que los seres humanos somos una red de existencias pasadas que no se recuerdan a menos que haya un acontecimiento que permita revelarlos. El artificio de hacer una espiral con la tierra y con ella ir hacia el pasado, asemeja a una especie de máquina del tiempo que conecta la conciencia actual con las anteriores y, a partir de ello, saber que es posible trascender.

Puesto que pocos logran tal trascendencia, los demás vendrían a ser los causantes de los peores hechos que presenciamos. Es así que Burbano critica mordazmente a los políticos y a los sacerdotes católicos, unos vistos como charlatanes que desvirtúan los valores de la democracia, y los otros, perdonavidas de los dictadores. La historia de la humanidad estaría constituida sobre mentiras y falsos profetas en nombre de Dios. Enfrentar con conciencia dicha historia y el futuro es imitando la libertad y el dominio de sí, simbolizados con la mariposa y el cóndor andino. La película de Burbano, en este contexto, es una propuesta que escapa a las convenciones del cine e invita a reflexionar. (O) 

Contenido externo patrocinado