El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.24/Sep/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

¿Tienes derechos sobre tu cuerpo?

01 de marzo de 2021 00:00

Esta pregunta que parece ridícula para los varones es la pregunta basal sobre la cual las mujeres construyeron las luchas para obtener sus derechos. El ingreso femenino a la arena pública, a principios del siglo XX, les permitió visibilizarse. Sin embargo, a casi un siglo de este proceso, los derechos de las mujeres aún necesitan no sólo ser enunciados sino cumplidos, y para ello fueron necesarias las leyes de cupo y de paridad.

Según algunos estudios como el de Kanter, y otros posteriores, a partir de una participación femenina del 35% pueden identificarse transformaciones que destaquen una diferencia en favor de las mujeres. Entienden que el incremento de la dimensión descriptiva femenina genera una transformación en la dimensión simbólica. En otras palabras, su inclusión en el ámbito público no sólo les da una mayor visibilidad, sino que favorece la interpelación de la sociedad sobre problemáticas específicas femeninas que afectan al 50% de su población, como por ejemplo la salud reproductiva y sexual.

Argentina, es uno de los líderes en políticas públicas de género (Top-down), con una fuerte movilización de mujeres que impuso este tema de la agenda feminista (Bottom-up), y es el último país en incorporarse a la despenalización del aborto en Latinoamérica. Este jueves 14 de enero se promulgó finalmente la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), proyectando un efecto dominó esperanzador para la región.

En Ecuador sólo existen dos causales de aborto legal: por peligro de vida de la mujer y en caso de violación a una persona con discapacidad mental. En este sentido la Asamblea Nacional desoyó la despenalización de casos por violaciones en la reforma al Código Orgánico Integral Penal de 2019, a pesar de la existencia de las recomendaciones elevadas por Naciones Unidas para los casos de violación, incesto y malformaciones fetales.

El desafío para la sociedad ecuatoriana es ahora instalar el debate, reafirmando la sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres, como origen de violación e incesto, desestigmatizar dichos embarazos, e incluso descriminalizar casos de abortos espontáneos, como primer escalón. La semilla ya está sembrada. Será necesario abonar el debate para que los derechos de las mujeres sobre sus propios cuerpos sea ley.

 

 

 

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado