El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.26/Nov/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

Respetar la ciencia es la única solución de la trazabilidad del virus

04 de agosto de 2021 12:47

La inesperada llegada de la pandemia de COVID-19 en 2020 ha provocado desafíos sin precedentes para todo el mundo. Los países esperan fortalecer la cooperación internacional para derrotar al virus lo antes posible de manera conjunta.

Desde el brote de la pandemia, China siempre ha promovido activamente la cooperación internacional contra este mal, también ha desplegado la mayor cooperación humanitaria de emergencia mundial desde la fundación de la Nueva China, proporcionando más de 500 millones de dosis de vacunas contra COVID-19 a unos 100 países, incluido Ecuador, a quien China donó 200.000 dosis y ha suministrado, hasta el momento, 9 millones de dosis, inyectando confianza y fuerza en la lucha mundial contra la pandemia.  

Para responder a una prevalencia de enfermedades infecciosas, la trazabilidad es la medida fundamental y significativa para tener la mejor prevención y respuesta a crisis sanitarias similares. Desde un inicio, China tomó la iniciativa del lanzamiento de una cooperación de trazabilidad global con la OMS. A principios del 2021, expertos internacionales calificados provenientes de 10 países, incluidos Estados Unidos, Reino Unido, Japón y Australia, entre otros, junto a expertos chinos realizaron un estudio conjunto en China y llegaron a conclusiones importantes donde descartaron una fuga de laboratorio, señalando que es extremadamente improbable; además, no encontraron una propagación a gran escala de la epidemia en Wuhan antes de diciembre del 2019, así mismo, indicaron que es necesario continuar buscando posibles casos tempranos a nivel mundial, entre otras.

Dada la situación general de la pandemia mundial, la existencia de múltiples orígenes y múltiples brotes ha sido un hecho objetivo y obvio. A pesar de las conclusiones científicas, unos pocos países, encabezados por Estados Unidos, han estigmatizado la pandemia, etiquetado al virus y politizado su trazabilidad. El país norteamericano mencionado incluso ha acudido a sus agencias de inteligencia para buscar supuestas evidencias calumniando y difamando sin escrúpulos a China, sus conductas han obstaculizado la cooperación internacional sobre trazabilidad, se consideran carentes de respeto a la ciencia e irresponsables para la vida y que socavan, aún más, la situación general de solidaridad mundial de la lucha contra la COVID-19. Estando siempre al lado de la mayoría de los miembros de la Comunidad Internacional, la parte china se opone a dichas conductas y está convencida de que la luz de la ciencia y la justicia disipará la neblina de mentiras.

La trazabilidad es un tema científico complejo que debe tratarse por científicos en el ámbito global. Desde el principio China ha venido apoyando a la OMS en la investigación sobre su origen. Como país responsable, China mantendrá, como siempre, una actitud científica, abierta y transparente para apoyar y continuar con nuevas contribuciones a la investigación de trazabilidad a nivel global. Al mismo tiempo, el país asiático hace un llamado a la Comunidad Internacional a unirse y cooperar para defender mancomunadamente el perfil científico y riguroso de la trazabilidad y oponerse conjuntamente a su politización a fin de romper las mentiras con hechos y vencer la pandemia con ciencia.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado