El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.3/Dic/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

Preguntas para el nuevo Superintendente de Ordenamiento Territorial

16 de marzo de 2021 00:00

En días pasados, la Asamblea Nacional posesionó como nuevo Superintendente de Ordenamiento Territorial, Uso y Gestión del Suelo (SOT), al Ingeniero Pablo Iglesias Paladines, acto que trascendió escasamente entre los medios de comunicación y la ciudadanía en general, quizá debido a que los ecuatorianos nos encontramos expectantes de las vacunas contra la COVID-19 o a la poca importancia que se le otorga a la planificación territorial en Ecuador.

Planificar el territorio es un acto que se desenvuelve en distintas escalas, en tal sentido la SOT se encarga de vigilar y controlar los procesos de ordenamiento territorial de todos los niveles de gobierno y del uso y gestión del suelo, hábitat, asentamientos humanos y desarrollo urbano que realizan los GADS municipales y metropolitanos, además cuenta con capacidad sancionatoria en el ámbito de sus competencias.

La SOT forma parte de la Función de Transparencia y Control Social y su Superintendente es elegido por el pleno del CPCCS de una terna enviada por el Ejecutivo. Desde su creación en enero del 2018 hasta la actualidad, ha contado con tres Superintendentes: Fernando Cordero, Fabián Neira y Pablo Iglesias.

Uno de los principales retos que deberá enfrentar el Superintendente tiene relación con los cambios normativos que se barajan en la Asamblea Nacional sobre la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial, Uso y Gestión del Suelo (LOOTUGS), que se debatió por primera vez en febrero 2020 y que pone en riesgo el poco avance normativo, así como todos los esfuerzos por tener un mayor control de la planificación nacional.

Iglesias estará al frente del la Superintendencia de ordenamiento territorial por cinco años, por lo que resulta urgente conocer: ¿cuáles son los planes que tiene preparado para la SOT? ¿cómo actuará frente al proyecto que reforma la LOOTUGS? ¿qué tipo de procesos implementará para que la planificación territorial sea participativa e involucre a todos los actores sociales?

Planificar el territorio es un acto técnico, social y político desde el cual se garantiza los derechos de las personas y de la naturaleza, que para su mejor cumplimiento requiere de ingresos económicos de parte del gobierno central pero además de capacidades de negociación y diálogo entre la superintendencia y los municipios, algo que preocupa debido a la fragilidad institucional en la que nos encontramos y las decisiones poco técnicas de los representantes del ejecutivo en los cargos encomendados. 

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado