El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.3/Mar/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

¿Noboa, plan B?

08 de enero de 2021 00:00

El caso del empresario Álvaro Noboa se volvió un asunto de Estado, el momento en que el Comité de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas se pronunció en torno a la sentencia del Tribunal Contencioso Electoral. En ese fallo se da vía libre a su participación en las elecciones generales del 7 de febrero de 2021.

Esto pone mucha más presión sobre los hombros de al menos cuatro de los cinco miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE) que, además, lidian con un falló judicial de primera instancia que dispuso su destitución por precisamente no acatar el fallo del Tribunal Contencioso Electoral favorable a Noboa.

Todo esto ocurre a un mes de que los ecuatorianos acudan a las urnas a rayar una papeleta que aún es incierta. Está por verse si estará conformada por 16 o 17 binomios para la Presidencia y Vicepresidencia del Ecuador.

Un escenario probable es que ante la presión internacional, nacional y económica que se está generando, los miembros del Consejo Nacional Electoral permitan finalmente a Noboa entrar en esta contienda electoral. Posiblemente, a última hora, y sin mayor espacio para que pueda hacer campaña o  inscribir a sus candidatos para la Asamblea Nacional.

¿Qué grandes grupos de poder económico vinculados a la derecha política podrían ganar en ese no consentido? Probablemente quienes se han manifestado públicamente en contra de la candidatura de Andrés Arauz.

Saben que si el candidato del correísmo se impone en las urnas, la política de la vendetta, el gasto irresponsable y la impunidad se impondrían. Tampoco les conviene que entre a una segunda vuelta Yaku Pérez, de Pachakutik, quien según las últimas encuestas es el único candidato con una tendencia al alza en intención de voto. Aunque reconocen que no es Arauz, lo ven igual de radical en temas fundamentales como el extractivismo, la regulación a la banca y la política de comercio internacional.

 

Si bien estos grupos de poder apostaban para que su representante, Guillermo Lasso, sea el nuevo presidente, los números -por el momento- no le alcanzan. Si la mayoría de encuestas nacionales son ciertas, Lasso es el único candidato que tiene una tendencia a la baja en cuanto a la intención del voto. Entonces, frente al riesgo de que Arauz o Yaku se coloquen la banda presidencial, Álvaro Noboa se convierte en ese ‘plan B’ para no dejarse arrebatar el control del país, aunque públicamente lo renieguen.

Las más leídas