El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.8/Mar/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

Elecciones 2021: ¿Cuál es el rol de la economía?

28 de enero de 2021 00:00

El dualismo filosófico entre la política y la economía fue superado a inicios del siglo XX. Desde entonces, ha sido muy difícil para la academia poder distanciar a estas dos ramas del conocimiento. Por esa razón, el análisis electoral de las próximas elecciones no puede estar distanciado de la realidad económica del país, ni de las necesidades materiales concretas de todos los votantes.

Es importante comprender que el Ecuador no tiene un sistema de partidos con suficiente enraizamiento social con los ciudadanos. La mayoría de los votantes no buscará sostener en el poder a un grupo político de afinidad ideológica, sino a quienes puedan traducir sus necesidades a propuestas de campañas con un poco de sentido común. Por otro lado, los políticos desatarán una pelea campal por ganarse al electorado, sin medir el alcance de sus propuestas, ni ajustarlas a la realidad económica del Ecuador.

El país enfrentará las próximas elecciones con algo más de dos millones de votantes que hasta febrero del 2020, no estaban considerados por debajo de la línea de la pobreza, y ahora lo están. Asimismo, casi 500.000 nuevos desempleados asistirán a las urnas y apostarán por el candidato que pueda devolverles su estabilidad laboral. Además, casi 800.000 personas que en el 2020 cayeron a vivir en situación de pobreza extrema, concurrirán a votar por la oferta de campaña que consideren pueda sacarlos de la miseria.

Las elecciones llegan en un momento de suma delicadeza. El nuevo gobierno encontrará la economía con algunas particularidades. La deuda pública ascendió a más de 64.000 millones de dólares, representando algo más del 65% del PIB. Luego, debido al decrecimiento de nueve puntos porcentuales del 2020, el país experimentará problemas para recuperar la producción en varios sectores. Finalmente, el consumo y la inversión se han visto afectados por las altas tasas de interés, producto de una inestable relación con los mercados internacionales y de la falta de control del ejecutivo a la banca privada.

Durante las semanas de campaña, se ha escuchado a los candidatos proponer todo tipo de medidas económicas. Sin embargo, quien quiera que gane, encontrará una realidad económica y social totalmente distinta. Solo cuando el nuevo gobierno se haya mudado a Carondelet, podrá recién imaginar las posibles soluciones a los problemas económicos del país. Hasta entonces, toda propuesta será parte de la lucha por acaparar votos y estará desconectada de la realidad de los ecuatorianos.

 

Las más leídas