El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.17/Abr/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

El mito de la máxima autoridad durante los procesos electorales

03 de marzo de 2021 00:00

En marzo de 2007, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) aprobó la convocatoria para la instalación de la Asamblea Constituyente, el Congreso Nacional sustituyó a Jorge Acosta como presidente del TSE y el TSE destituyó a 57 diputados.

El TSE destituyó a los legisladores basándose en que la Codificación de la Ley Orgánica de Elecciones del 2000 señalaba que el TSE era el máximo organismo electoral; y, le competía imponer sanciones y resolver, en única instancia, las quejas en contra de las autoridades civiles como la interferencia en el funcionamiento de los organismos electorales. La cuestionable resolución sigue siendo analizada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

La Constitución de la República de 2008 y el Código de la Democracia de 2009 organizó el poder estatal en cinco funciones del Estado, una de ellas, la Electoral conformada por el Consejo Nacional Electoral (CNE) como órgano técnico administrativo para organizar y garantizar procesos electorales transparentes; y, el Tribunal Contencioso Electoral (TCE) como órgano de justicia en esa materia.

No existe norma constitucional, legal o reglamentaria que señale que el CNE es la máxima autoridad, incluso, sobre las otras funciones e instituciones del Estado durante los procesos electorales; por el contrario, sus resoluciones pueden ser apeladas ante el TCE a través de sentencias de inmediato y obligatorio cumplimiento. El CNE tampoco tiene competencias sancionatorias que son privativas del TCE.

En medio de un proceso bajo tela de duda, la Contraloría General del Estado (CGE) y la Fiscalía General del Estado (FGE) informaron que analizarían el sistema informático del CNE. En proceso electoral o no, la Contraloría General del Estado tiene la competencia para controlar la utilización de recursos estatales; también, la Fiscalía General del Estado tiene la competencia de investigar presuntos delitos como el fraude electoral. No obstante, ninguna de ambas instituciones públicas puede evitar el desarrollo del calendario electoral que tiene como fecha para la segunda vuelta, el próximo 11 de abril.

Te recomendamos

Las más leídas