Ejecutivo y el Legislativo 2021-2025

10 de marzo de 2021 00:00

Rafael Correa gobernó con el apoyo de una amplía mayoría en el Legislativo: en la Asamblea Nacional Constituyente de 2007, la Comisión Legislativa y de Fiscalización de 2008; y, la Asamblea Nacional de 2009 y 2013.

El Gobierno de Lenin Moreno inició en 2017 con el apoyo de 74 de 137 asambleístas. La ruptura del Movimiento Alianza PAIS obligó que, luego de una década, el Ejecutivo busque acuerdos, unos públicos y otros no, unos programáticos y otros hasta de dudosa ética, con varios actores políticos para garantizar la gobernabilidad en el Legislativo.

Tras la primera vuelta del pasado 7 de febrero, ninguno de los candidatos que participarían en la elección del próximo 11 de abril tendrían la mayoría absoluta de 70 asambleístas menos aún la mayoría calificada de 91 legisladores. La alianza de Andrés Arauz contaría con más de 50 escaños, el movimiento de Yaku Pérez con más de 25, el movimiento de Guillermo Lasso con más de 10 y su aliado Partido Socialcristiano con menos de 20. La Asamblea Nacional, también, contaría con más de 15 asambleístas de la Izquierda Democrática, ocho organizaciones políticas nacionales con uno o dos legisladores y tres asambleístas de movimientos políticos provinciales.

En medio de esta amalgama de intereses políticos, un primer paso significativo, en búsqueda de grandes acuerdos nacionales, constituye el anuncio del Movimiento de Unidad Plurinacional Pachakutik y la Izquierda Democrática de conformar una bancada legislativa que represente a la centroizquierda y sea la voz y el voto en el Parlamento que encarne a la gran mayoría de electores que no votaron ni por Andrés Arauz ni por Guillermo Lasso.

El próximo gobierno tendrá grandes retos como sacarnos de la crisis económica, reducir la pobreza y la extrema pobreza, generar fuentes de trabajo; y, buscar grandes acuerdos nacionales en el Legislativo que permita ejecutar su plan de trabajo; por su parte, la Asamblea Nacional tiene que legislar y fiscalizar para recuperar la imagen de una institución que, el año pasado, su gestión fue calificada por el 41.9% de muy mala y por el 43.1% de mala (Perfiles de Opinión). (O)

Las más leídas