Momentos de alegría y de atrevimiento

28 de febrero de 2020 00:00

La historia del fútbol ecuatoriano está llena de desilusiones y de excusas. El gol en contra en el último minuto, el perjuicio de los árbitros, la falta de jerarquía internacional de jugadores y equipos, de preferencias dirigenciales, en fin… Es por eso que, cuando un club se aleja de las explicaciones y entra en el terreno de ganar, nos asombramos y generamos una luz de esperanza en torno a lo que puede hacer afuera.

Los pesimistas dirán que Barcelona eliminó “solo” a Progreso, Sporting Cristal y Cerro Porteño. Ninguno de estos equipos, incluso los “toreros”, llegaron a este evento como campeones de su país. Pero, exceptuando a los uruguayos, los otros son equipos con historia y tradición. En este camino de seis partidos, Barcelona ganó sus tres cotejos en casa y triunfó en Montevideo y Asunción.

¿Les parece poco? Si no están contentos, los “canarios” marcaron 15 goles y apenas recibieron tres. Tienen en sus filas al goleador de la Copa Libertadores, Fidel Martínez con ocho anotaciones. A propósito de “Poha”, ya es el segundo ecuatoriano en el ranking de goles del torneo, con 18, solo por detrás del gran Alberto Spencer, quien marcó 54. Fidel ha mostrado en estos partidos un nivel superior y, hasta el momento, no solo es el goleador, sino también el mejor jugador de la Copa.

¿Más? Con gusto. Barcelona, de la mano del argentino Fabián Bustos mostró buen fútbol. En el arco, bien Burrai y Mendoza. En defensa, algunas cosas por pulir, pero sin contratiempos en líneas generales. Y de medio campo hacia adelante, destacado, con jugadores desequilibrantes como los dos Martínez, Díaz y hasta Álvez, que no anota fácil, pero que ayuda montones a su equipo. De los 19 equipos que han debutado en esta Libertadores 2020, Barcelona es el mejor.

Nos embarga la alegría porque nos presentó sus credenciales de grande en este certamen. Viene un grupo difícil, en donde medirán al actual campeón de la Libertadores y de la Recopa, Flamengo; al actual campeón de la Sudamericana, Independiente del Valle; y a uno de los campeones colombianos de 2019, el Junior de Barranquilla.

Es el grupo más difícil, sin duda, pero tienen que atreverse, porque en caso de pasar a la siguiente ronda, se convertirán en candidatos para ganar, por primera vez, un certamen internacional. (O)

Te recomendamos

Las más leídas