Roberto Páez: “El exrégimen dejó los valores en la pared”

- 29 de abril de 2018 - 00:00
Foto: Carina Acosta / EL TELÉGRAFO

En el mundo reconocen al ecuatoriano como familiar, bondadoso y buen trabajador. Eso nos lleva a la condición de paz y tranquilidad, dijo el psicólogo. Según él, Ecuador es un país de paz y es diferente a las otras naciones que están en sus fronteras.

A su oficina llega el sol y tiene una vista espectacular de Quito. En la pared están colgados los títulos y los certificados de psicólogo social y de “coach” (entrenador) por valores. Roberto Páez usa esa metodología para cambiar la conducta humana en la vida y en las empresas.

Tenemos un país de luto, perdió a 3 periodistas, 4 marinos y otros 2 están secuestrados. ¿Cómo encaja en esto el tema de los valores? 

Desde una perspectiva amplia, todas las conductas sociales están encaminadas por los valores. Un entorno social depende de los valores que marcan la forma de ser y la conducta de una sociedad. Pero, aquí, se han equivocado, los propósitos están desarticulados y desordenados. Se privilegia el tener en lugar del ser. Acaban buscando el bien material como último propósito de vida. Y eso conlleva al desorden valórico que vivimos. Los valores están en un nivel conceptual y teórico, no bajan a la realidad. Mientras el último propósito sea tener poder, dinero y generar recursos personales por encima de las necesidades comunes, esto no cambiará.

¿Cómo se aterrizan los valores a la realidad?

El propósito tiene una alineación con la conducta. Por ejemplo, la frontera norte. El propósito es vivir en un ambiente de paz, sin embargo, lo que se ha hecho alrededor de eso es exactamente lo contrario. No se ha propiciado aquello que se ha promocionado. En los últimos 10 años vivimos un distanciamiento importante entre todos. Por un lado, pobres y ricos, por otro, Costa y Sierra, y los apelativos a las personas: gordita horrorosa y periodistas corruptos. El propósito era dividir, alejar, marginar y construir un espacio sin los valores que se pregonaban. Dejaron los valores en la pared y actuaron sin ellos. Esa desalineación entre valores y conductas se vuelve incongruente y dificulta la convivencia. 

¿Pero cuál cree usted que era el propósito del gobierno del expresidente Correa?

Tenía un propósito ideológico, es decir, cambiar los valores de la sociedad. Es un tema enraizado en la estructura de poder en el mundo. Por ejemplo, vemos eso en Venezuela, Brasil y Nicaragua. Las propuestas de los gobiernos populistas contradicen lo que creen los ciudadanos de esos países.

Sobre los valores Aristóteles dijo que la excelencia moral es resultado del hábito. Nos volvemos justos realizando actos de justicia; templados, realizando actos de templanza; valientes, realizando actos de valentía.

El valor nos hace actuar. Si eres honesto seguirás así, pero cuando pierdes la relación entre el hacer y ser se acaba el sentido valórico de tu vida.

¿Cómo se siente una persona corrupta?

¿Le ha servido eso para ser feliz? No, el corrupto se enfrenta a su propia conciencia que es el valor de  lo que hablaba Aristóteles.

Algunos corruptos se arrepienten. Alguien puede enmendar y recuperar su línea original. Como ser humano eres mejorable y si hay condiciones que te han subvalorado puedes volver al camino del inicio.

¿Cuáles son los valores más importantes en la vida?

Son los que consideras que mueven y mejoran tu condición humana. Hay escuelas rígidas que establecen los valores. Pero son visiones antiguas porque conforme entendamos la naturaleza humana, sabemos que cada hombre es único y diferente. Puedes tener mucho en común con otra persona, pero eres un individuo único. Hay valores comunes a las culturas. Simón Dolan, de la Universidad de Barcelona, desarrolló la metodología El Valor de los Valores, con tres categorías y 51 valores en total. ¿Cuáles son los más importantes? Hay principios generales: protección familiar, no hacer daño al prójimo, vivir en autenticidad. De ahí, se desprenden los valores de la convivencia social, que son “mandamientos” para el bien común: no mentir, no matar, no desear a la mujer del próximo. Son indicadores de conducta social. Además, hay otros valores de la vida diaria, que no son principios fundamentales e incluso puedes vivir sin ellos. Por ejemplo, la disciplina, el orden, la cordialidad o la armonía interior.

¿En qué definición calzamos los ecuatorianos?

Nuestro valor fundamental es el cuidado de la familia. Por eso, la persona trabaja, estudia y quiere ser mejor. O, quizá, el ecuatoriano se deje llevar por caminos antivalóricos, por el “bien de su familia”. Otro valor de los ecuatorianos es la bondad como condición social. Las madres y los padres   enseñan a los niños a no hacer daño a otros. El ecuatoriano, además, está considerado un buen trabajador. Esto significa que hay un equilibrio en las tres categorías: la pragmática, es decir, el trabajo, la ética, o sea la bondad, y el desarrollo, que no lleva a esta condición de paz y tranquilidad. Porque nosotros somos diferentes a otras naciones que están cerca a nosotros, que son nuestros vecinos. 

¿Cuál es la utilidad del coaching de valores?

Es útil para la madre que se siente alejada de sus hijos y es incapaz de acercarse. O grandes empresas que han perdido su esencia y creen que lo único que importa es su dinero. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: