Unasur, el edificio inteligente que servirá para la educación

- 06 de julio de 2018 - 21:00
El gobierno de Ecuador realizará los trámites ante la Unasur para la devolución de la sede, ubicada en Quito.
Foto: Marco Salgado / El Telégrafo

El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, anunció que el edificio de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) tendrá un nuevo uso.  

Este viernes 6 de julio, en Cotopaxi, manifestó que el edificio servirá para que funcione la Universidad Intercultural de las Nacionalidades y Pueblos Indígenas Amawtay Wasi.

Esta declaración la dio durante un encuentro con comunidades indígenas de Cotopaxi para impulsar su educación, respetando su cultura. “Vamos a tener el centro de las universidades indígenas en un edificio que ya no sirve. Carísimo. $ 45 millones para quienes conformaban la Unasur”.

El Jefe de Estado anunció los siguientes pasos que dará para recuperar la propiedad del inmueble. “Sí, debemos hacer un trámite porque el Gobierno anterior cedió la Unasur, entonces necesitamos hacer un trámite para solicitar que nos devuelvan el edificio”.

El anuncio complica la frágil situación que vive el organismo regional, pues el próximo 30 de julio es el plazo para que Unasur reciba recursos de los países miembros y si los desembolsos no llegan no podrán mantener la estructura administrativa.

Hasta el momento solo Bolivia continúa con el financiamiento del bloque regional y coincidentemente tiene la presidencia pro tempore.  

El péndulo político fue clave para definir el futuro de la Unasur, organismo creado en el punto más alto de popularidad de los exmandatarios Hugo Chávez (Venezuela); Evo Morales (Bolivia); Rafael Correa (Ecuador); Inácio Lula da Silva (Brasil); Michelle Bachelet (Chile) y Néstor Kirchner (Argentina).

Ahora sus sucesores cuestionan a la Unasur al argumentar que no representa una auténtica integración continental. En abril pasado Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú anunciaron que no volverán a participar en las distintas instancias del organismo regional.

Ecuador intentó frenar ese primer golpe. La entonces ministra de Relaciones Exteriores, María Fernanda Espinosa, trató de consolidar un acuerdo con el resto de naciones para coincidir en temas institucionales.

Otro punto fue la elección del nuevo Secretario General, cargo que está vacante desde enero del año pasado, cuando se despidió el colombiano Ernesto Samper.  

Esos intentos no se consolidaron porque la tendencia que busca terminar con la Unasur es más fuerte.  

En la víspera de su decisión de exigir la devolución de la sede de la Unasur, el presidente Lenín Moreno reflexionó sobre la salida de la mayoría de países que integraban el bloque.

“Verdaderamente debemos defender la integración. Unasur fue una buena idea, una buena idea que lastimosamente, por fallas humanas, no se ha cristalizado, por fallas ideológicas. Por fantasmas ideológicos no se ha cristalizado”, manifestó.

Las palabras del Jefe de Estado ecuatoriano se dispersaron rápidamente en el continente, sobre todo porque anunció que en el futuro pedirá que se devuelva el edificio que donó el Estado a la organización regional.

“En algún momento habrá que considerar buscarle otro destino (al edificio), sin que pensemos en la posibilidad de que se cierre la Unasur. Habrá que asignarle otro edificio”, recalcó Moreno.

La sede de la Unasur está ubicada en la Mitad del Mundo, en las afueras de Quito. El edificio costó $ 43,5 millones ($ 38 millones en estructura interior y lo restante en la exterior), financiados por el Estado ecuatoriano. El inmueble tiene cinco plantas y dos subsuelos; un salón del plenario, oficinas para los países miembros, un auditorio y espacios para muestras y actividades culturales.

Además de una plaza pública y espejos de agua. Este viernes 6 de julio las visitas a las instalaciones de la Unasur fueron suspendidas. Los policías a cargo de la seguridad informaron que no había acceso a la biblioteca Gabriel García Márquez porque sus funcionarios se encontraban en una reunión.

Los visitantes solo podían recorrer los exteriores del edificio, mientras que los niños jugaban en los espejos de agua y los mayores se tomaban una fotografía en el monumento del exmandatario argentino, Néstor Kirchner. (I)

La estructura
Área física   
El edificio tiene 20.000 metros de construcción y 17.000 de exteriores. Además de 5 pisos distribuidos en forma escalonada. En el exterior se encuentra el monumento a Néstor Kirchner (primer secretario de Unasur).  

38 millones de dólares fue el costo de la obra, sin contar los trabajos en los exteriores.  

Edificio inteligente  
Todos los sistemas tecnológicos están integrados con sistemas de audio, video y conectividad, así como con sistemas de microfonía. Hay sistemas de seguridad para equipos y traducción instantánea. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: