“Políticamente deben dar un paso al costado”

- 26 de febrero de 2018 - 00:00
Ana Belén Marín, asambleísta de PAIS y miembro de la Comisión de Soberanía, Relaciones Internacionales y Seguridad.
Foto: cortesía de la Asamblea Nacional

Desde el quiebre de Alianza PAIS han surgido conflictos en las comisiones legislativas. El trabajo está paralizado en Relaciones Internacionales.

A tres semanas de los conflictos en la Comisión Legislativa de Relaciones Internacionales, los asambleístas de oposición y de Alianza PAIS (AP) decidieron no acudir a las sesiones mientras Doris Soliz y Esther Cuesta continúen como presidenta y vicepresidenta, respectivamente.

La discordia se produjo por el pedido de cambio del orden del día de la asambleísta Ana Belén Marín (AP) para condenar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la petición de medidas provisionales a favor de tres vocales del Consejo de Participación Ciudadana. Marín habló con EL TELÉGRAFO sobre la situación de la mesa legislativa. 

¿Por qué su pedido desató la discordia en la comisión? Doris Soliz, como presidenta de la mesa, pide la intervención del CAL para resolver el impasse. 

La comisión tiene dificultades hace mucho tiempo. Los últimos acontecimientos sentaron el punto de quiebre. El 7 de febrero era necesario tratar el tema de la CIDH y la consulta popular, pero la presidenta (Doris Soliz) no tenía ganas de discutir. Se incumplió un procedimiento parlamentario y hubo contradicciones. Recibí comentarios fuera de lugar por parte de su asesora y hubo percances verbales. Eso hizo que la asambleísta Soliz perdiera gobernabilidad y, sobre todo, la confianza de los asambleístas.

Soliz y Cuesta dicen que no renunciarán a sus dignidades. ¿Qué opina?

Por el bien del país no tenemos que aferrarnos a los puestos. Al resistirse, el presidente (José) Serrano propondrá la creación de una comisión de seguridad. Respaldo la iniciativa para agilitar temas urgentes y evitar que por caprichos se estanque el trabajo.

El 18 de mayo de 2017 Soliz tuvo votación unánime para liderar la mesa. ¿Qué pasó después?

A la interna del movimiento hay una ruptura evidente. La asambleísta Soliz se desafilió de Alianza PAIS. En este momento no tiene representatividad, es una asambleísta independiente. Si no hay una bancada a la que representa, hay un motivo más que no es legal pero sí político. Así como renunció a ser asambleísta por PAIS, debería renunciar al cargo. Cuando le dimos el voto fue como bloque.

¿Cuáles son las contradicciones a las que se refiere?

El martes recibimos una convocatoria con 4 puntos en el orden del día. Uno fue la aprobación del informe de gestión de 2017, estamos en febrero y ¿recién quiere aprobar un informe?, que además fue escueto. Otro punto era la revisión y aprobación de la planificación 2018, ¿en febrero y sin aval de la comisión? El tercer punto y más delicado era poner en conocimiento propuestas de reformas presentadas en septiembre de 2017 y recién nos haría conocer.

¿La credibilidad de Soliz se perdió por la ruptura de PAIS?

La ruptura puso más tensa la relación.

Las quejas rodean a Soliz, pero ¿qué pasó con Esther Cuesta?

Si el 7 de febrero la presidenta no tenía claro el procedimiento, ella (Cuesta) debía asumir su rol y resolver el tema. Se trata de de corresponsabilidad.

¿Legalmente deben dejar el cargo?

No hay un sustento legal, pero no tampoco es personal. Políticamente lo mejor es que den un paso al costado.

¿Qué opina AP al respecto?

El 8 de febrero PAIS emitió el respaldo tanto a mí como a Fafo Gavilánez.

¿La reestructuración debería darse en todas las comisiones?

Como bloque debemos analizar en qué comisiones existe gobernabilidad. No hemos tenido una reunión  para dónde se requiere una reestructuración.

¿Usted aceptaría presidir la comisión?

Es una decisión acelerada, pero los 7 asambleístas que pedimos la reestructuración estamos en capacidad de hacerlo. No hay apuro por dar nombres.

¿Cuál es el futuro de la mesa?

Se creará una comisión ocasional y yo estaría gustosa de pertenecer a ella.

En la mesa de Relaciones Internacionales hemos tenido una sola convocatoria a la que no hemos dado el quórum por los antecedentes y el contenido por tratar. No daremos un paso atrás. (I)

Soliz y Cuesta no dejarán sus cargos, pese a inasistencias

Tan solo 5 de 12 asambleístas asistieron a la última reunión de la Comisión de Relaciones Internacionales. Sin quórum se  suspendió la sesión.

El 7 de febrero, después de un conflicto interno, la presidenta Doris Soliz decidió suspender la reunión y retirarse. Junto a ella, 5 asambleístas de su línea política salieron del salón.

El pedido para que renuncie no se hizo esperar, 7 asambleístas firmaron para ello.

Ante estos problemas y con los pronunciamientos en medios de comunicación, el presidente de la Legislatura, José Serrano, anunció vía Twitter que decidió proponer la creación de una comisión ocasional que se encargue del conflicto que actualmente ocurre en la frontera norte.

Sin embargo, Soliz aclaró que la idea había nacido de ella. “Tenemos 18 proyectos y resoluciones que están en agenda y el tema de la frontera no puede esperar, es urgente”, dijo la asambleísta.

Esto, expresó, no implica el retiro del respaldo a su gestión, sino que aclaró que no renunciará a su cargo.

Esther Cuesta se sumó a su pronunciamiento y dijo que no renunciará. Su criterio fue basado en la Ley Orgánica de la Función Legislativa que las mantendrá dos años en funciones. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: