Kaye: “Lenín Moreno adopta una línea de libertad”

- 13 de octubre de 2018 - 00:00
David Kaye. Relator de la Organización de Naciones Unidas (ONU).
Foto: Carina Acosta / El Telégrafo

El funcionario considera que el gobierno impulsa una transición en el tema de las libertades y está comprometido en reformas para proteger derechos.

Durante 6 días el relator de las Naciones Unidas para la Libertad de Expresión, David Kaye, se reunió con periodistas, organizaciones sociales y académicos para evaluar las acciones que se han emprendido para garantizar la libertad de expresión.

El también docente de Leyes en la Universidad de California (Estados Unidos) enfatiza que el gobierno anterior se dedicó a estigmatizar y perseguir a periodistas y medios de comunicación, sin embargo en la actualidad existe un clima favorable para las reformas legales, aunque considera que no debería existir una Ley de Comunicación.

Como relator de la ONU, ¿en qué ha enfocado su trabajo y qué países ha visitado?
El trabajo que hago se enfoca básicamente en la libertad de expresión como la vemos en los medios independientes y constatar de qué manera se protege a los periodistas. También estamos trabajando mucho en derechos digitales en internet.

Llevo a cabo misiones similares a las que estamos haciendo aquí en Ecuador; he estado en otras naciones, como Kazajistán, Japón, Liberia y México; son visitas oficiales. También he realizado visitas académicas a muchos otros lugares.

¿Cuál es el balance de la libertad de expresión en los sitios donde ha estado?
Hemos visto diversos tipos de amenaza en lugares como Turquía, donde la libertad de expresión está bajo fuerte represión, o sitios como Liberia, en donde hay un nuevo tipo de entorno y la pobreza es muy fuerte, para que la gente pueda tener acceso a la información.

Luego, países como Japón, que cuentan con un espacio muy vibrante para la libertad de expresión, especialmente en internet, pero tienen algunos problemas con los periodistas independientes. Hemos verificado interrupciones y cierres de internet en África, en Asia, en Medio Oriente, castigo a personas que están buscando información en línea. Desafortunadamente es un problema a nivel global.

¿Por qué vino a Ecuador?
Este último año el presidente Lenín Moreno ha adoptado una línea muy diferente hacia la libertad de expresión e indicó su deseo de revisar la Ley de Comunicación, entonces nosotros empezamos a estudiar la situación con más seriedad; el hecho de que Ecuador esté en una especie de transición y el gobierno  dispuesto a cambiar la ley nos trajo en este momento.

¿Qué conclusiones tiene?
Creo que primero el gobierno está realizando unos compromisos serios para promover la libertad de expresión y protegerla;  estamos empezando a ver algunos frutos de este compromiso en las reformas legales y también reformas institucionales, como por ejemplo deshacerse de la Supercom, pero todavía hay mucho trabajo por delante y mi esperanza es que el gobierno está en posibilidades de cumplir con estos desafíos, como por ejemplo las radios comunitarias, la revisión del Código Penal y la protección de los periodistas.

¿La libertad de expresión está amenazada en Ecuador y en América Latina?
Puedo decir que está amenazada en el mundo entero; en Estados Unidos por ejemplo, Donald Trump llama a los medios enemigos del pueblo todo el tiempo; en Hungría, Polonia o Rusia está restringida. Igualmente en Cuba, miramos un gobierno represivo, así mismo en Corea del Norte y Egipto. Son lugares donde la libertad de expresión está restringida.

Los informes que hace no son vinculantes, ¿cuál es el trámite que se les da en la ONU?
La forma en que los informes funcionan es con las observaciones; ahora haremos un informe formal para el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en junio, pero no es vinculante. El informe contendrá propuestas e ideas que Ecuador debe tomar en cuenta e implementarlas; creemos que el gobierno ecuatoriano lo hará.

¿Cómo abordar el problema de las personas que calumnian a través de las redes sociales?
No creo que el insulto o la calumnia deban estar sujetos a ningún tipo de castigo; en internet, cuando no hay anonimato, podrían crearse problemas contra las personas que quieren denunciar; se debe garantizar a los ciudadanos que cuando tengan acceso a internet puedan criticar al gobierno o compartir información. Hay  que tener mucho cuidado en este tema.

Y las personas que son acusadas de delitos sin pruebas en las redes sociales, ¿cómo esas personas podrían reclamar legalmente sus derechos?
Resulta muy difícil encontrar reparaciones en este sentido y para ese tipo de daños yo creo que bajo la ley de Derechos Humanos debemos enfocarnos sobre el aspecto dañino que puede estar allí, no solamente en la afectación a su honor, sino su privacidad o qué tipo de daño pudo haber sufrido.

¿Entonces para esos casos serviría una Ley de Comunicación?
Eso le corresponde al Ecuador. Yo he dicho que la ley actual debe ser borrada y hacerse una nueva o revisarla, pero eso dependerá de las autoridades ecuatorianas. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: