Odebrecht, la que más aportó al correísmo “voluntariamente”

- 13 de julio de 2019 - 00:00
Foto: Archivo / El Telégrafo

El archivo “Verde Final”, recuperado del computador de la asistente presidencial Laura T., revela el seguimiento de los pagos de 18 empresas.

Los llamaron “aportes voluntarios”, pero detrás de ese membrete existía un sistema articulado desde Alianza PAIS para exigir dinero a las empresas que mantenían contratos con el Estado.

Aunque ya se conocían las aportaciones a las campañas de Rafael Correa y a los candidatos de la lista 35, el archivo informático recuperado en una de las computadoras de Laura T. develó en detalle cómo operó esta trama.

Laura T. trabajó junto a Pamela M. en la Presidencia de la República y desde su despacho hizo un monitoreo de esas contribuciones y de los beneficiarios de ese dinero.

La minuciosidad del registro pinta de cuerpo entero la magnitud de este sistema, muy parecido al que usó Odebrecht para ocultar su red de corrupción internacional.

Justamente fue la empresa brasileña la que más dinero destinó a la campaña para las elecciones seccionales de 2014. En total entregó $ 2,5 millones, de acuerdo con esos archivos.

Al ingresar a este sistema, Odebrecht cambió de nombre: se la conoció como V7. El responsable de los contactos con la compañía brasileña era el personaje identificado con el código L1.

Un glosario que adjuntan los archivos hallados en el computador de Laura T. explica que L1 pertenecía a JG, que supuestamente son las siglas del nombre y apellido del exvicepresidente Jorge Glas, hoy detenido.

Desde el despacho en el palacio presidencial se hizo un registro de cómo cumplía Odebrecht con sus aportes “voluntarios”.

Los controles eran permanentes desde el 20 de octubre de 2013 hasta el 20 de febrero de 2014, período en que el país vivía el auge de las elecciones seccionales.

El 20 de noviembre se escribió que la constructora empezó sus pagos el “9 de septiembre $ 500 (mil) ; 21 de octubre $ 500 (mil) y 12 de noviembre $150 (mil)”. La anotación concluyó con una frase de optimismo: “Está cumpliendo”, se explica para el monitoreo.

La empresa brasileña fue la más fiel contribuyente en las cuentas ocultas. Los pagos fueron permanentes. El 4 de diciembre de 2013 se anotó: “El 21 de noviembre $ 300, el 2 de diciembre $ 100. Total: $ 1.550”.

A comienzos de enero se escribió: “$ 500 (mil) entregados el 16 de diciembre de 2013. Total: $ 2.050 (millones). El 16 de diciembre de 2013, $ 439,9 (mil). Total: $ 2,489 (millones).

El 18 de diciembre de 2013, $ 10,1. Total: $2.500 (millones). CUMPLIDO”, escribe al final con letras mayúsculas. También entregó recursos con el cruce de facturas, una modalidad que buscaba ocultar los pagos a los proveedores y amigos de Alianza PAIS.

Pero no todos los contribuyentes tenían buena conducta como Odebrecht. Según los archivos, la compañía china SK Engineering & Construction primero quiso tener el contrato en la mano antes de transferir recursos. “Argumentan que aún no tienen la adjudicación del contrato. Que ellos cumplen a partir de esa fecha y todo en cruce de facturas”.

El monitoreo continúa: “Ya firmó contrato, pero pide que esperemos a que él reciba el anticipo”.

El 14 de enero de 2014, SK oficialmente entra a la lista de contribuyentes. “Autoriza la emisión con fecha 2 de enero de 2014 en adelante. Pueden ser enviadas 4 facturas semanales, incluida la de servicios legales de diferentes proveedores, los conceptos deben ser exclusivamente con las descripciones”, se anotó en el libro.

El hallazgo de este documento también abrió la investigación que cumple la Fiscalía General del Estado. Para las próximas semanas fueron convocadas 24 personas, cuyos nombres están en el registro informático.

Los más relevantes son el exfiscal general, Carlos Baca; la actual parlamentaria Andina, Pamela Aguirre, las asambleístas Viviana Bonilla, Doris Soliz, Soledad Buendía y Wendy Vera.

La Fiscalía -además- espera la presencia de los representantes de las empresas Hidalgo & Hidalgo, Equitesa, Sinohydro, Consermin, Norberto, CWE, Semaica. También pedirá que nuevamente Pamela M. entregue su versión sobre los nuevos hallazgos.

Mientras que su asistente Laura T. debe contar cómo se organizó este sistema y cuál era la responsabilidad de cada cual en esta trama de sobornos. (I)