La premio nobel de la paz “no descansará hasta que las comunidades puedan vivir tranquilas”

Menchú palpa el desastre ambiental que dejó Chevron

- 04 de junio de 2015 - 00:00
La premio Nobel de la Paz 1992 promueve un encuentro indígena en abril de 2016. Foto: Tomada del twitter @lamanosucia

La premio nobel de la paz “no descansará hasta que las comunidades puedan vivir tranquilas”

Lago Agrio.-

La guatemalteca Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz 1992, palpó personalmente la contaminación ocasionada en la Amazonía ecuatoriana por la empresa petrolera estadounidense Texaco, que en 2001 se fusionó con Chevron. Por los daños ambientales, la compañía fue condenada en Ecuador a pagar una indemnización de $ 9.500 millones, sanción que se niega a cumplir.

La líder indígena y defensora de los derechos humanos llegó al país  el martes pasado. Ayer viajó a la provincia de Sucumbíos para visitar el pozo Aguarico 4 con el fin de apreciar -décadas después de la operación de la petrolera- piscinas con restos de crudo y otros daños al ecosistema en esa región.

El pozo Aguarico 4 se encuentra en la zona norte del campo Shushufindi, en Sucumbíos. Este yacimiento entró en fase de producción el 2 de agosto de 1974 y cerró el 1 de septiembre de 1986.

Menchú, quien preside también la Comisión Internacional de Alto Nivel en respaldo a las propuestas de Ecuador en materia de transnacionales, ratificó su compromiso con la defensa de la soberanía del país suramericano frente a Chevron. Luego de colocar su mano en el pozo, la dirigente tuvo un encuentro con pueblos indígenas amazónicos.

Menchú llegó a la región amazónica ecuatoriana tras participar el pasado 21 de abril en una manifestación en Estados Unidos contra Chevron. Ahí dijo que no va a descansar “hasta que cada planta esté sana y hasta que las comunidades puedan vivir tranquilas”.

Ese día, en el contexto de una audiencia arbitral del proceso de Chevron contra el Estado ecuatoriano, que se realizó en el edificio del Banco Mundial, Menchú acompañó a alrededor de 1.500 personas de diversas partes del mundo, residentes en Estados Unidos y Canadá, en una manifestación para exigir justicia para Ecuador.

También participó en el foro ‘Ecuador: compañías transnacionales y derechos humanos’ y denunció que la Chevron-Texaco, además de los serios daños ambientales que ocasionó en Ecuador, pretende violar la soberanía de este país suramericano con demandas internacionales.

La guatemalteca ha calificado la acción de la petrolera como un ‘doble crimen’, por el ‘ecocidio’ ocasionado en la Amazonía y por la agresión de la empresa por intermedio del sistema internacional de arbitrajes contra el Estado. En Lago Agrio indicó: “hago un llamado a los pueblos a que denuncien la Mano Sucia de Chevron”.

Encuentro indígena

En abril de 2016 está prevista una cumbre de alto nivel de pueblos indígenas, convocada de manera conjunta por el presidente Rafael Correa y por la activista guatemalteca, a efectos de delinear una agenda programática para estos pueblos en el siglo XXI.

El Mandatario afirmó que será mejor si vienen más personas “de la trayectoria, el prestigio y la solvencia moral de Rigoberta Menchú” a ver lo que hizo “esta empresa corrupta y corruptora”.

“Ese desastre en la Amazonía es más grave que el de la Exxon Valdez en Alaska y el de la British Petroleum en el Golfo de México”, apuntó Correa en referencia a grandes derrames petroleros registrados en esas zonas años atrás.

Antecedentes

En 1993, un colectivo de afectados de Sucumbíos inició un proceso legal contra la compañía Texaco en un tribunal de Estados Unidos, y Chevron heredó el juicio una vez que se fusionó con la primera.

En 2003, los afectados presentaron una demanda contra la empresa por el daño ambiental en la Corte Provincial de Sucumbíos y en 2013 la Corte Nacional de Justicia ratificó la sentencia que se había dictaminado en 2011, según la cual Chevron tendría que pagar $ 9.500 millones. (I)

La guatemalteca dictará hoy una conferencia

‘Una agenda programática para pueblos indígenas en el siglo XXI’ será la charla magistral que dará hoy Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz, a las 17:00, en el Salón José Mejía Lequerica, organizada por la Comisión de Biodiversidad y el Ministerio de Relaciones Exteriores en Quito.

El presidente de la Comisión de Biodiversidad, Carlos Viteri, señaló que la guatemalteca y presidenta de la Comisión Internacional de Alto Nivel visita el país con el propósito de reiterar su respaldo y compromiso con la defensa de la soberanía del Estado ecuatoriano frente a las agresiones de la transnacional Chevron-Texaco.

Esta comisión, desde el martes pasado, es la encargada de fiscalizar el caso Chevron, desde el inicio de sus operaciones hasta cuando salió de Ecuador y posteriormente inició una campaña en contra del país. Así lo resolvió el pleno del Legislativo el pasado martes.

Además, la Asamblea se pronunció en contra del fallo del subprocurador de Brasil, que se rehusó a reconocer la sentencia de Lago Agrio por considerar que el proceso estuvo viciado. Esta es la principal excusa de Chevron para no reconocer la indemnización. La empresa manifiesta que es víctima de una trama de corrupción, liderada por abogados de Estados Unidos.

El asambleísta Carlos Viteri Gualinga, presidente de la Comisión de Biodiversidad, así como los legisladores Fabián Solano, Zobeida Gudiño, Óscar Ledesma, Elizabeth Reinoso, María Alexandra Maldonado, Arcadio Bustos, Hermán Moya, Octavio Villacreses, Raúl Tobar y Esthela Acero acompañaron a Menchú al pozo Aguarico. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: