Zerpa: “Tuvo una conducta retadora”

- 13 de abril de 2019 - 00:00
Mary Carmen Zerpa. Psiquiatra
Foto: El Telégrafo

“Creo que Julian Assange estuvo sometido a situaciones difíciles y no óptimas. Los seres humanos somos psico-bio-sociales y definitivamente estar privado de toda la interacción social afecta. Presumo que Assange tuvo algunas pérdidas: no estuvo en la  dinámica familiar y laboral. También estuvo restringido en el contacto social.

Tuvo conductas inapropiadas, así lo dijeron las autoridades y por eso él pudo desarrollar alguna enfermedad mental. Quizá trastornos depresivos graves y algunas conductas paranoides que podrían explicarse por estar sujeto a varios riesgos. Recordemos que es buscado por algunos delitos y llegó a sentir sobre él amenazas. Esa situación puede desarrollar rasgos paranoides, que si no estaban antes, pudo tener ahora.

La ministra del Interior, María Paula Romo, contó que Assange tiró heces fecales en las paredes de la embajada en Londres. Cuando alguna persona muestra esa conducta nos hace pensar  que ha perdido la cordura. Con frecuencia, esto incluye actuaciones coprofágicas y coprofílicas, como ese episodio que protagonizó el ciberactivista. Sin embargo, hay muchas contradicciones como para pensar que el señor Assange esté psicótico, con una enfermedad mental y que ha perdido el juicio.

El fundador de WikiLeaks se ha mantenido activo y sigue como ha sido, cognitivamente ha mantenido sus funciones. Y cuando hay un proceso depresivo grave, lo cognitivo también se afecta. La persona tiene astenia, es decir, falta de motivación para hacer las cosas; y anhedonia, que es la falta de placer por hacer las cosas. Assange seguía enfocado en lograr sus objetivos, cosa que no corresponde a una persona deprimida.

Me llama la atención que sus conductas eran retadoras y parecería que su posición ante sus protectores eran recibidas como una intromisión o una forma de control que él no estaba dispuesto a ceder. Siempre tuvo una posición retadora, creo que lo de las heces fue una afrenta a personas que estuvieron encargadas de su custodia.

No es psicótico, sus funciones mentales son íntegras. No es lo mismo estar encerrado en una embajada, pasar todo el día en la computadora, tener un gato y una máquina de ejercicios, que vivir afuera. No dudo de que su salud metal haya tenido afectación, pero no es psicótica ni perdió el juicio ni la cordura.

Es retadora porque había una forma de control que no quería aceptar”, explicó Mary Carmen Zerpa a Pública FM. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: