En el caso chevron iii, ecuador demostró la autenticidad de la sentencia

La Contraloría ratifica que Chevron sí contaminó

- 13 de mayo de 2015 - 00:00
Los pasivos ambientales siguen latentes en varias zonas de Sucumbíos y Orellana, donde operó Texaco-Chevron Archivo / El Telégrafo

En el caso chevron iii, ecuador demostró la autenticidad de la sentencia

El examen especial de la Contraloría  determina que el 80% de los lugares seleccionados para el análisis de los pasivos ambientales dejados por Chevron-Texaco todavía presentan elevadas concentraciones de Hidrocarburos Totales TPH e Hidrocarburos Aromáticos HAP, “que superan los límites permisibles del Reglamento Sustitutivo al Reglamento Ambiental de Operaciones Hidrocarburíferas en el Ecuador”.

La Contraloría ratificó esto pese a que en 1998, a través del Acta de Finiquito, el gobierno de Jamil Mahuad (de la ex-Democracia Popular) liberó de toda responsabilidad a la transnacional petrolera por los impactos ambientales en las provincias, tras realizar supuestos trabajos de remediación en las zonas amazónicas en donde operó: Sucumbíos y Orellana.

Tras 16 años de la firma de esa Acta de Finiquito y tras un análisis científico de los sectores aledaños a las plataformas de los pozos donde operó la compañía petrolera estadounidense se indicó que persiste la contaminación ambiental generada por la exploración y explotación antitécnica de Texaco, cuyas acciones adquirió Chevron en 2001.

El examen se efectuó en el periodo comprendido entre el 1 de enero de 2009 y el 31 de agosto del 2014. Fue aprobado el 4 de mayo pasado y se encuentra disponible en la página web del organismo de control:  www.contraloria.gob.ec

El documento, de 62 páginas, en las conclusiones añade: “Los resultados de la calificación y valoración determinan impactos ambientales severos en los sitios de muestreo de los pozos Aguarico 4, Guanta 5, Sacha 53-1, Sacha 85, Sacha 99 y Shushufindi 44; al agua en el sitio del pozo Aguarico 4; al paisaje en los sitios de muestreo de los pozos Aguarico 4, Guanta 5; y al factor social (recursos naturales limitados y daños a los cultivos) en las zonas aledañas a los pozos Lago 31, Sacha 85 y Sacha 99”. Y añade que los impactos ambientales moderados al aire se presentan en sitios cercanos a los pozos antes citados, así como al suelo y al paisaje y a la flora.

Prueba forense demostraría ‘inconsistencias’ de Chevron

“La prueba forense del Ecuador, que incluye la pericia de las computadoras del juez que dictó la sentencia del juicio en Lago Agrio, demuestra las inconsistencias en los argumentos de Chevron sobre el fraude judicial que alega basado en simples conjeturas”, destacó ayer el procurador del Estado, Diego García.

Dijo eso tras culminar en Washington la audiencia correspondiente a la Etapa II de la fase de responsabilidad dentro del arbitraje iniciado en 2009 por Chevron contra el Estado, para discutir las supuestas violaciones al Tratado Bilateral de Protección de Inversiones, suscrito entre Ecuador y EE.UU.

García añadió que la prueba ambiental y la documentación lograda a través de procedimientos judiciales de acceso a la información en EE.UU. han respaldado los argumentos de Ecuador respecto a la responsabilidad ambiental de Chevron “y la conducta desleal que, como parte procesal, mantuvo en el caso Lago Agrio, al ocultar pruebas del daño ambiental al juez y a su contraparte.

Ecuador demostró que Chevron y Texaco son responsables del daño ambiental y que ese daño persiste”. Dentro del caso conocido como ‘Chevron III’ (ver gráfico), García contestó los argumentos respecto al supuesto fraude procesal que, según la petrolera, configuraría violaciones del Derecho Internacional y del TBI, por denegación de justicia. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: