Trujillo: “Correa me propuso más de 2 altos cargos”

El Presidente del Consejo de Participación Ciudadana Transitorio recordó que el expresidente quiso “violar la ley” para ponerlo en la Procuraduría General del Estado.
22 de diciembre de 2018 00:00

Rafael Correa ha tenido un doble discurso respecto a Julio César Trujillo, presidente del Consejo de Participación Ciudadana Transitorio (CPCCS-T). Así lo reveló este viernes 21 de diciembre Trujillo durante una entrevista en Radio Democracia.

Esa ambivalencia se manifiesta en su actual opinión sobre Trujillo. Desde su casa en Bélgica y en su cuenta de Twitter, lo acusó de “romper el Estado de derecho”.  

También el pasado 14 de mayo Correa escribió en Twitter que en el futuro “la historia recordará a Trujillo tan solo como el Pétain (traidor ecuatoriano), aunque sin siquiera heroísmo, sino tan solo oportunismo”.  

Pero Correa no tenía ese mismo criterio sobre Trujillo cuando fue presidente de la República. Él lo invitó varias veces a formar parte de su gobierno de 10 años.

El titular del CPCCS-T recordó dos de las varias propuestas de trabajo que le hizo Correa.

La primera vez fue en 2008. Correa le ofreció ser Procurador General, pero Trujillo no aceptó. En abril de ese año, el expresidente buscaba un reemplazo para Xavier Garaicoa, que había renunciado a la Procuraduría en esos días.  

“No acepté porque había un conflicto de intereses, sin embargo, Correa me hizo la propuesta”, contó Trujillo en la Radio Democracia.

El jurisconsulto explicó que el conflicto se desprendía de un hecho puntual: en esa época Trujillo ganó un caso al Estado, que no especificó, en primera, segunda y tercera instancia de casación. Y el Estado ecuatoriano fue obligado a pagar una alta suma de dinero.

“Si aceptaba, mi primer acto como Procurador hubiera sido que el Estado pague y eso generaba un conflicto de intereses”, recalcó Trujillo.

Para evitar eso, Correa le propuso “violar la ley” y dar trámite a ese caso. “Me dijo que él, con un decreto ejecutivo, podría ordenar que la Corte Suprema de Justicia resolviera a mi favor el pago del dinero que ya había ganado en el juicio”, subrayó Trujillo.

El presidente del Transitorio contestó a Correa  que con esas anomalías no se manejan los recursos del país. “Le expuse que debía observar las formalidades que establecía la ley”, dijo.  

El jurista rechazó esa propuesta y le recomendó nombrar como Procurador a gente de su confianza, incluso le dio algunos nombres.

Pero Correa quería a Trujillo en su gobierno y justificaba que los candidatos mencionados por el presidente del Consejo de Participación Ciudadana Transitorio no servían para nada, “ni para redactar un reglamento”.

Trujillo añadió que los recomendados, tiempo después, ocuparon altos cargos en el correísmo.

En abril del 2008, la Asamblea Constituyente, que redactaba una nueva Constitución, eligió a Diego García, amigo personal de Correa, como Procurador. Él estuvo 10 años en ese cargo y renunció en enero de 2018.

La segunda vez que Correa le ofreció un cargo a Trujillo fue para la representación ecuatoriana en las Naciones Unidas, con sede en Bruselas, Bélgica. Pero ese ofrecimiento no fue directo, sino por medio de un emisario.

Trujillo contó que tampoco aceptó ese puesto. Él analizó con su esposa lo complejo que hubiera sido vivir en el extranjero, alejado de la familia. A ese agravante se sumó otro, aún más importante: el correísmo había empezado a violar los derechos humanos y él no podía defender a un gobierno así.

Ese doble discurso del expresidente Correa fue analizado por el catedrático y experto en Democracia, Marlon Orbea. Para el politólogo en este país están de moda las dualidades.

Hoy eres “bueno y mañana malo”, por eso los políticos analizan y cuidan el punto medio en sus discursos y sus posturas, explicó. “Trujillo se desmarcó de Rafael Correa a tiempo, al no aceptar cargos que supuestamente iban en contra de la ley”, señaló.  

En cambio, el constitucionalista Stalin Raza felicitó a Trujillo por su postura al rechazar las propuestas laborales de Correa. (I)

Las más leídas