Especial

Plan económico es atractivo para los multilaterales

- 24 de mayo de 2019 - 00:00
Foto: Internet

Ecuador logró financiamiento por $ 10.279 millones. El nuevo período traerá reformas laborales y financieras para cumplir los objetivos del Plan de Prosperidad.

Noticias relacionadas

El esperado acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros seis multilaterales se concretó finalmente en los últimos días de febrero de este año.

Aunque las autoridades no lo llaman un rescate financiero, muchos analistas económicos consideran que sí y que esta era la salida menos dolorosa para solventar los problemas de la economía.

El proceso empezó con una limpieza de la imagen internacional del país que se logró con acercamientos personales del ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, y del presidente Lenín Moreno a los organismos.

Figuras como el director regional del Banco Mundial (BM), Alberto Rodríguez, o el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, visitaron el país en 2018.

En enero de 2019, el presidente Moreno se reunió en Davos con la directora gerente del FMI, Christine Lagarde. También favoreció la reducción sostenida del déficit fiscal. Al cierre de 2018, llegó a $ 3.332,9 millones (3% del PIB), es decir, 42,9% menor al registrado en 2017, principalmente por una disminución de la inversión pública.

Finanzas sostiene que si no se hubiera hecho nada, el déficit habría bordeado el 8% del PIB. Finalmente, el 21 de febrero, el financiamiento de $ 10.279 millones fue anunciado. Los recursos se destinarían para cumplir los objetivos del Plan de Prosperidad de modernizar la economía y asegurar un crecimiento sólido y sostenido.

Poco a poco se han conocido los cambios estructurales, que según el Ministro de Finanzas y la gerenta del Banco Central del Ecuador, Verónica Artola, no causarán un shock en los ciudadanos.

“Nosotros consideramos que (las reformas) deben hacerse de manera gradual porque en una economía dolarizada un proceso de ajuste fuerte puede tener un efecto recesivo más duro que en una economía no dolarizada”, afirmó Martínez en una entrevista reciente.

Por ahora, los resultados de la política económica se reflejan en el riesgo país que tiende a la baja. El 31 de diciembre de 2018 el indicador llegó a 826 puntos. Desde esa fecha, el punto más bajo se dio el 23 de abril, con 512 puntos.

El precio del petróleo también ayuda. El Presupuesto General del Estado se aprobó con un precio del barril de $ 50,05, pero en los últimos meses el barril se ha exportado en valores entre los $ 60 y $ 66. El Ministro de Energía y Recursos no Renovables predice que esa tendencia se mantendrá todo el año.

Para este nuevo año presidencial son claves la Ley de Fomento Productivo II que incluye reformas laborales y los cambios al Código de Finanzas Públicas, que busca optimizar el gasto público.

La apertura comercial es también un aspecto que favorece la imagen del país. Caterina Costa, presidenta de la Cámara de Industrias de Guayaquil, destacó los viajes al exterior con representantes de los sectores público y privado.

Susan Segal, presidenta y CEO del Americas Society /Council of the Americas, afirmó que en Ecuador existe una buena acogida de los inversionistas. “Creo que toda transformación necesita tiempo, y Ecuador está pasando por una transformación enorme; se empiezan a ver resultados”.

Las expectativas ahora se centran en firmar acuerdos comerciales con Estados Unidos y Corea del Sur; además,  ser parte de la Alianza del Pacífico. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: