La embajada en Londres se usó para festejar a Julian Assange

La fiesta se realizó en agosto de 2014 y en ella participó el entonces canciller Ricardo Patiño. Excancilleres consideran que la Contraloría debe investigar el mal uso de fondos públicos.
11 de junio de 2020 00:00

En agosto de 2014, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, cumplía dos años de asilo en la Embajada de Ecuador en Londres, concedida por el Gobierno anterior, y que fue motivo para la organización de una fiesta, en la que se usaron fondos públicos.

A través de un video inédito, que no tiene audio, y al cual accedió el portal Código Vidrio, se observa que la fiesta fue a lo grande y realizada en la sala de reuniones de la embajada.

En ella participaron el entonces canciller Ricardo Patiño, Assange, el español José María Guijarro, Iván Orosa, asesor de Cancillería; Baltasar Garzón, abogado del fundador de WikiLeaks; Eva Golinger, admiradora del proceso bolivariano, integrantes de WikiLeaks, entre otros  huéspedes que se divirtieron en el “Hotel”, como se conocía a la Embajada de Ecuador en Londres.

La investigación de Código Vidrio menciona que mientras estuvo al frente del Ministerio de Relaciones Exteriores, Patiño (canciller entre 2010 y 2015) fue un protector incondicional de Julian Assange, a espaldas de las autoridades diplomáticas de la Embajada en Londres.

Menciona que al cumplirse el segundo aniversario del asilo de Assange, entre el 16 y 18 de agosto de 2014, Patiño lo visitó en la sede diplomática ecuatoriana. Durante tres días cumplió una apretada agenda, que incluyó dicho festejo.

Este agasajo tuvo la presencia de unos 25 invitados, quienes se sirvieron tragos y bocaditos, repartidos por dos meseros que vestían de negro. Hasta hubo música y un ecuatoriano, que al parecer es el cónsul de la época, Juan Arcos, también animó el festejo con su guitarra.

En la conmemoración por el aniversario de asilo de Assange, que incluyó la fiesta, se habrían gastado $ 6.557, descritos en el rubro “Eventos públicos” de 2014, asignados en el fondo para la permanencia y mantenimiento del australiano, según un informe de la Contraloría General del Estado (CGE).

La investigación también indica que no era la primera vez que se realizaba este tipo de celebraciones.

Un año antes, en junio de 2013, se desarrolló el evento de conmemoración del primer año del asilo, autorizado por la embajadora Ana Albán. Allí se gastaron $ 5.395. La Contraloría auditó estos gastos de 2013.

En su examen DNA1-0037-2019, estableció que Albán autorizó el pago de ese evento “sin observar las normas de austeridad y control del gasto público, que establece la prohibición de festejos, agasajos o recepciones, a excepción de aquellos actos conmemorativos o protocolarios, ya que la fecha de asilo diplomático no constituye un acto conmemorativo, lo que ocasionó un pago sin sustento legal”.

Sin embargo, acota Código Vidrio, la exembajadora justificó dicha conmemoración, ya que “buscaba obtener la atención de Reino Unido para la búsqueda de una solución que evite la prolongación de la permanencia de Assange en la embajada, a través de la concesión del salvoconducto para su salida del territorio británico”.

Agrega que esto ya lo solicitaba el Gobierno ecuatoriano y que fue anunciado públicamente por el canciller Patiño –vía teleconferencia– en este evento.

La investigación del portal menciona –además– que, según reportes diplomáticos enviados desde Londres a la Cancillería, Albán tuvo también inconvenientes para imponer reglas al asilado, que desde 2012 supo que se había instalado un sistema de cámaras para vigilar la sede, al cual tenía acceso.

Pese a que las celebraciones ajenas a actos protocolarios oficiales de Ecuador están prohibidas por la ley, en 2013 Patiño avaló la reunión social, como parte de su visita oficial a Reino Unido.

Excancilleres dicen que la acción mancha la imagen del país

Los festejos realizados en la Embajada de Ecuador en Londres a favor de Julian Assange fueron criticados por excancilleres ecuatorianos que fueron entrevistados por Telediario, de Ecuador TV.

Para Francisco Carrión, excanciller, es absolutamente inadmisible que se haya realizado un festejo de esa naturaleza en la sede diplomática ecuatoriana.

“Está fuera de lugar, absolutamente fuera de lugar, pero eso es consecuencia de la manera como se llevó el asilo de Assange en la época de gobierno del señor (Rafael) Correa”, manifiesta Marcelo Fernández de Córdova, excanciller.

Agrega que durante los años que Assange permaneció en la embajada se le permitió una serie de cosas que van en contra de las normas de asilo internacional.

Carlos Estarellas, exsubsecretario de Relaciones Exteriores, calificó como lamentable la imagen que da el Gobierno anterior tras la participación del canciller en esa fiesta. “Aspiro a que la Contraloría haga un análisis de los gastos que se hicieron en esa fiesta”.

Tras ello, Fernández dice que el usar fondos públicos, en algo que no era oficial, “puede ir desde una glosa, hasta una malversación de fondos (públicos)”. (I)

Manutención de Assange significó $ 795.000
En la investigación del portal Código Vidrio también se dice que, entre 2012 y 2019, el Gobierno ecuatoriano gastó $ 795.000 para la manutención de J. Assange, además de unos $ 6,5 millones para cubrir los costos de su seguridad con fondos especiales.

Además, dice que la tensión entre el huésped, sus colaboradores con los funcionarios diplomáticos y el personal de seguridad había llegado a un punto crítico.

Eso se evidencia en los informes enviados por el embajador de la época, Juan Falconí, con base en reportes de los funcionarios y empleados de la embajada y de la empresa UC Global.

“J. Assange miente, exagera los hechos y altera las circunstancias en una actitud de permanente confrontación. Trata al personal nacional de forma despectiva y ni siquiera contesta su saludo”, escribió Falconí, en la nota 4-1-11-14-EECUGRANBRETANA, del 23 de abril de 2014, dirigida a Patiño.

Assange y sus abogados desmintieron cualquier exceso y denunciaron que todo fue parte de un plan de provocación. (I)

La filmación original de la fiesta en la Embajada ecuatoriana en Londres no tiene audio, ya que en ese momento las cámaras no contaban con micrófonos.
Archivo/ ET
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Tags:

Contenido externo patrocinado