Varios grupos desfilaron por el centro histórico de la capital

El tradicional pase del Niño une a las familias y compañeros de trabajo

- 25 de diciembre de 2014 - 00:00

Varios grupos desfilaron por el centro histórico de la capital

Marco Cabay, trompetista de la banda Fiesta Sureña, dio la voz de mando. Y enseguida, los cerca de 15 músicos de la orquesta, integrada por saxofones, tambores y trompetas, empezaron a interpretar el tradicional villancico ‘Dulce Jesús mío’.

Entonces, sin perder tiempo, Rosa Imacaña, integrante del grupo de danza folclórica de San José de Monjas, movió su florida pollera. “Para nosotros es una emoción única participar en el pase del Niño”. A su lado, Juana Alvarado, también, bailó. “Me siento feliz porque en el pase del Niño reafirmo mi fe”. Las mujeres son parte del programa ‘60 y Piquito’, del Municipio de Quito y se sumaron a un grupo de trabajadores municipales, quienes ayer realizaron el tradicional pase del Niño por la calle Guayaquil (Centro Histórico de Quito) hasta la Plaza San Marcos.

El músico Cabay dijo que regalar su música es un acto de devoción a Dios. María de los Ángeles Pérez organizó el pase del Niño con sus compañeros de trabajo, “porque es una fiesta tradicional que es parte de nuestro patrimonio cultural intangible”.

A su criterio, el pase del Niño es una oportunidad en donde los compañeros de trabajo se integran. En la plaza de la Independencia, Valeria Carrillo, junto a su pequeño hijo de 3 años del centro infantil ‘Nacidos para triunfar’, personificó a la Virgen María. Para ella, ser parte del pase del Niño con su hijo le permite ratificar su fe y unir a su familia.  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: