El Presidente advierte plan separatista en Guayaquil

06 de febrero de 2014 00:00

El presidente de la República, Rafael Correa, alertó sobre una aspiración de separar a los guayaquileños por el puerto. Además, denunció un proyecto denominado Singapur, que busca separar a la Perla del Pacífico de Ecuador.

Recordó los distintos encuentros que ha organizado Nebot en Guayaquil, con políticos y autoridades que buscan el separatismo en Bolivia y Venezuela, en los que como tema central se han tratado las autonomías.

“Están en contacto con separatistas bolivianos y venezolanos, que (esperan) algún día que Guayaquil se separe del resto de la República y tener su propio puerto y les va a convenir muchísimo”, reveló el Primer Mandatario.

“No nos engañemos. Además, hay el proyecto separatista de cierta oligarquía guayaquileña que lo llama Singapur (...) de algún día separarse del resto de la República, tener su propio puerto les va a convenir”, cuestionó. Singapur es una ciudad estado de Asia.

Correa dijo que se quiere hacer una inversión millonaria para beneficiar a 13  puertos privados.

Correa manifestó que la postura del Municipio frente al tema del puerto es por defender a los 13 puertos privados que actualmente hay en Guayaquil y que estarían relacionados con los socialcristianos.

Recordó que aunque se haga el dragado millonario en el actual puerto, no se conseguirá el mismo dragado natural que tiene el Golfo de Guayaquil.

El Mandatario exhortó a los guayaquileños a no dejarse engañar pues, según él, el titular del Municipio no tiene la razón. Por ello instó a la ciudadanía a reclamar por el gasto económico excesivo que quiere hacer el alcalde, ya que lo consideró innecesario.

“Guayaquil no necesita caridad, necesita justicia (…), se ve claramente que tiene la simple intención de gastar decenas de millones de dólares en realizar el calado del puerto de Guayaquil para pasar de 9,60 a 11 metros -de profundidad-, pudiendo aprovechar el calado natural de 15 a 16 metros en el ingreso al Golfo de Guayaquil”, explicó.

“Los guayaquileños deberían reclamar ante esto porque están jugando con su dinero”, expresó el Presidente.

La propuesta del actual burgomaestre es que el costo del dragado sea cubierto por las navieras, con una tasa que ayudará a financiarla.

La disyuntiva del dragado entre Gobierno y Municipio viene desde agosto del año pasado.