Ecuador busca soluciones amigables con el planeta

- 11 de junio de 2019 - 00:00
Cada vez son más las organizaciones que se preocupan por el medio ambiente y realizan acciones para educar a la ciudadanía sobre la importancia de proteger los recursos naturales.
Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

A través del Acuerdo Nacional 2030, diferentes actores sociales y gubernamentales se sentaron a proponer acciones que contrarresten los problemas ambientales, provocados por la contaminación de suelos, subsuelos, aire y océanos.

El cambio climático es el principal problema ambiental planetario al que se enfrenta la humanidad. Entre sus múltiples efectos, el calentamiento global multiplica los fenómenos climáticos extremos (inundaciones y sequías, olas de calor y de frío), lo que  agrava los procesos de desertificación y erosión.

Esto supone una pérdida generalizada de la biodiversidad, un tema que preocupa a todos, más todavía cuando Ecuador está en la lista de los 20 países megadiversos del mundo. Por ello, el Estado y la sociedad se han visto en la necesidad de crear espacios de diálogo que propongan acciones inmediatas para frenar los estragos del clima.

El viernes 7 de junio en Guayaquil, diferentes actores sociales y estatales formaron una mesa de diálogo sobre Desarrollo Sostenible y Cambio Climático como parte del Acuerdo Nacional 2030, que impulsa el Gobierno Nacional para identificar las acciones inmediatas para el desarrollo sustentable.

Una preocupación que reafirma el investigador y catedrático Franklin Ormaza, quien aseguró que a Ecuador le “urge” un sistema de tratamiento de aguas. “Lamentablemente, las personas no tienen educación y todos los desechos que consumen y otro tanto de desperdicios orgánicos van a parar a los ríos y playas. Es preocupante. Urgen medidas para salvar al planeta”.

Al evento, celebrado en el Auditorio del Centro Cultural Libertador Simón Bolívar, asistió el ministro del Ambiente, Marcelo Mata, el secretario nacional del Agua, Humberto Cholango, la ambientalista Yolanda Kakabadse; la representante de Juntas de Agua de Quinsaloma, Los Ríos, María Marcela Arévalo y la emprendedora María Eugenia Moreno, entre otros actores sociales.  

“Los ecuatorianos requerimos llegar a acuerdos mínimos que nos permitan impulsar el desarrollo sostenible a nivel nacional mediante la difusión de los objetivos de adaptación y mitigación al cambio climático plasmados en nuestra Contribución Determinada a Nivel Nacional y garantizar la participación de los distintos sectores en su consecución y fortalecer la capacidad nacional de respuesta”, explicó Karina Barrera, asesora del Ministerio de Medio Ambiente.

Durante el encuentro, los panelistas trabajaron en cuatro subtemas con el propósito de establecer acuerdos.

El primer eje de trabajo fue Agua limpia y saneamiento, que se enmarca en el Plan Nacional de Desarrollo (2017-2021) que busca reducir las brechas, ampliar las oportunidades y mejorar las condiciones de habitabilidad, así como erradicar la pobreza extrema y mejorar la calidad de vida.

Dentro del plan de Ciudades y comunidades sostenibles, el Estado busca reducir la generación de residuos sólidos y líquidos.

En Producción y consumo responsable la reducción “progresiva” del uso de plásticos, mientras que en el plan de Energía asequible y no contaminante; el acuerdo planea disminuir la movilidad que genere emisiones de gases de efecto invernadero a nivel cantonal”.

La semana pasada, el embajador ecuatoriano ante la ONU, Luis Gallegos, destacó ante el organismo el compromiso del país en la mitigación de los cambios climáticos, en vísperas del Día del Ambiente.

Gallegos resaltó que como parte de esa política todos los ministerios relevantes participaron en el proceso para garantizar un enfoque de todo el Gobierno y la coherencia entre las intervenciones. Además, que el manejo ambiental ha tenido un enfoque de género. (I)