Ecuador es el único país con medidas cautelares para pueblos

12 de octubre de 2013 - 00:00

La declaratoria de interés nacional para explotar los bloques 31 y 43, en un sector del parque Yasuní, determina un respeto absoluto a la zona intangible, que abarca 480 mil de las 990 mil hectáreas de la reserva natural.

Así lo manifestó Pamela Falconí,  vicepresidenta de la Comisión de Biodiversidad de la Asamblea Nacional, al explicar los alcances del documento aprobado por el Legislativo, a pedido del presidente Rafael Correa.

La declaratoria excluye la realización de actividades extractivas en la zona intangible Tagaeri-Taromenani, delimitada por Decreto Ejecutivo 2187, publicado en el Registro Oficial 01 de 16 de enero de 2007.

La declaratoria de interés  también contempla la aplicación de políticas públicas del Estado, el protocolo y código de conducta indispensables cuando se advierta la presencia de pueblos amazónicos en aislamiento voluntario. “Implica inclusive la paralización de la explotación hidrocarburífera”, aclaró,  hasta garantizar la vida e integridad de estas personas.

La resolución de la Asamblea también establece la obligación de informar semestralmente al Legislativo  sobre el cumplimiento de esta declaratoria, en los ámbitos económico, técnico, social, ambiental y de protección a los pueblos indígenas en aislamiento voluntario. Además  la comisión o varias de ellas  que se designen hará un seguimiento.

“Se ha pretendido afirmar que se producirá una actividad con payloaders y aplanadoras, sin respetar a las personas que podrían vivir allí, y que habrá un exterminio. No tiene nada que ver con esta situación, aquí ha habido unos límites éticos que los hemos mantenido, además de no tocar la zona intangible, se mantiene en forma rigurosa el plan de medidas cautelares”, indicó la legisladora Ximena Ponce.

Ella aseguró que Ecuador es el único país en la región que tiene un plan de medidas cautelares. “Por supuesto que pueblos no contactados existen pasando la frontera, en Perú, Colombia, Brasil, pero ninguno  tiene planes como los que tenemos nosotros”, insistió.

“El no topar la zona intangible es una decisión dura que el Ejecutivo tendrá que asumirla, porque ciertos pozos, parte del Ishpingo Sur y del bloque 31 están en esos sitios, lo que significará menos recursos del petróleo”, reconoció la asambleísta.

“Desde las primeras discusiones como bloque, nuestra postura era no topar la zona intangible. Esto ha sido parte de los diálogos y debates en el interior de Alianza PAIS, me refiero a todo el equipo Ejecutivo, Legislativo y la dirección nacional”, comentó.

Pueblos nómadas

Para Jaime Breihl, profesor de la Universidad Andina Simón Bolívar, es difícil determinar con exactitud la ubicación de los pueblos no contactados, aunque se anuncie que si aparecen se suspenderán las operaciones. “Es imposible saber dónde están, porque ellos se desplazan, se mueven”, afirmó.

Para él es  imposible que no sean afectados con este tipo de penetración, aunque se desconocen los efectos físicos y ambientales de una penetración en la zona.

Según Karl Dieter Gartelman, autor de varios libros sobre naturaleza, “están hablando mucho de contactados y no contactados, lo que me parece un poco equivocado, porque pueblos no contactados casi no existen en ninguna parte, aunque los tagaeri y taromenani vivan ahí aislados hay contactos que no son directos”, sostuvo.

Agregó que ellos conocen el mundo occidental. En el momento que han ocurrido matanzas  se han  llevado objetos de los lugares atacados. Lo que ocurre es que “ellos quieren seguir aislados”.

“Son los mismos pueblos que conocí hace 40 años: cazadores y recolectores. Se quedan algún tiempo en un sitio, porque tienen una agricultura muy incipiente y para sobrevivir recorren territorios grandes. Cuando el ambiente ya no cuenta con lo que necesitan se trasladan a otro sector  y no regresan al mismo lugar, sino en varios años”, describió el catedrático.

Es poca la información que se tiene de los tagaeri y taromenani. Muchos textos académicos indican que están en peligro de extinción y que actualmente quedan pocos.

A los dos grupos se los considera parte de la nacionalidad waorani, pese a ello se han registrado agresiones internas.

Las primeras noticias que se tuvo de ellos fueron en 1958, cuando una misión evangélica norteamericana trató de contactarlos. Al menos dos misioneros fueron asesinados.

En 1987 se produjo un incidente similar cuando un sacerdote intentó comunicarse con ellos.

DATOS

El presidente de la Comisión de Biodiversidad, Carlos Viteri, recordó que en las comisiones se recibió también a miembros de la nacionalidad waorani.

Para la asambleísta Marisol Peñafiel, se reconocen los derechos de los pueblos en aislamiento y los de la naturaleza.

El 15 de agosto el Presidente anunció la terminación de la iniciativa Yasuní ITT y pidió la declaratoria de interés nacional para la extracción del 1 por mil de crudo.

La Asamblea Nacional aprobó, el pasado 3 de octubre, por mayoría, la explotación petrolera en el Parque Nacional Yasuní.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: