CREO condena los actos de violación a los derechos humanos en Nicaragua

17 de julio de 2018 - 12:57
Carina Acosta / El Telégrafo

Con banderas blanco-azules y carteles que dicen "Fuera Ortega fuera”, los asambleístas de CREO y nicaragüenses, residentes en Quito, se unieron para pedir que pare la “masacre” en ese país. Eso dijeron en una rueda de prensa esta mañana en el Parlamento.

Lourdes Cuesta y Fernando Flores, de CREO, presentan al Pleno el proyecto de resolución de apoyo y solidaridad al pueblo nicaragüense. También rechazan los actos violentos cometidos por el gobierno de Daniel Ortega. “En estos tres meses de protestas hay más de 351 asesinados. A ellos se suman los desaparecidos y detenidos por la represión del sandinista Ortega”, explicaron los legisladores.

La resolución plantea solidaridad con el pueblo de Nicaragua y en especial con las familias de las personas asesinadas en ese país de los poetas Rubén Darío y Ernesto Cardenal.

La resolución, además, respalda el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre Nicaragua y solicitan a la Cancillería ecuatoriana mantener una posición de solidaridad y apoyo con los nicaragüenses.

“Madre perdóname si no regreso, me fui a defender la patria”. Esa es la frase de una estudiante universitaria que salió a las calles para pedir el fin de represión y la renuncia de Daniel Ortega. Ella está en video en las redes sociales que ha sido visto y compartido por miles de personas.

Carmen Largoespada, representante de los nicaragüenses en Quito, citó ese ejemplo para explicar lo que ocurre en esa nación centroamericana. Un día como hoy, 17 de julio, hace 39 años, el dictador Anastacio Somoza abandonó Nicaragua después de una revolución armada que costó 50.000 muertos, dijo.

39 años después, el pueblo de Nicaragua sufre una nueva dictadura, más cruel porque asesina “inmisericordemente a su población civil indefensa y desarmada. “Causa terror, sufrimiento y ataca a los líderes católicos en sus propios templos”, señaló.

Según ella, el terrorismo de Estado durante las marchas impide a los socorristas y ambulancias de la Cruz Roja auxiliar a los heridos. La ministra de Salud ordena a los médicos de los hospitales públicos no atender a los heridos en las protestas, eso ha causado numerosas víctimas, como Álvaro Conrado, de 15 años, citó Lardoespada.

Otros heridos han sido secuestrados y llevados a la cárcel de El Chipote. Los certificados de defunción han sido falsificados para ocultar que fueron asesinados por los paramilitares del Gobierno, señaló.

Los nicaragüenses en Quito piden el cese inmediato de la represión indiscriminada y el desarme de los grupos paramilitares del gobierno de Ortega. También la liberación de los líderes de la rebelión cívica y pacífica, así como la salida inmediata del poder De Daniel Ortega. Además, exigen adelantar las elecciones libres y cumplir con las 15 recomendación de la CIDH. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: