Correa rechaza declaraciones de The Economist sobre caso Chevron en Ecuador

05 de octubre de 2013 - 14:55

Durante el enlace 342, transmitido desde Peguche (Imbabura), el presidente Rafael Correa inició su informe recordando los eventos en relación al 30-S y pidió que "a nadie le quede la duda de que fue un intento de desestabilización". 

El mandatario expresó que los cinco golpes de Estado ocurridos en América Latina en los últimos años han sido contra gobiernos de izquierda, mencionando como ejemplos los ocurridos en Chile contra Salvador Allende en 1973, Hugo Chávez en 2002, Evo Morales en 2008, Manuel Zelaya en 2009 y Fernando Lugo en 2012. 

En el marco de dichos acontecimientos, increpó a los ecuatorianos sobre estar atentos respecto a los nuevos modos que la oposición mentaliza contra el diseño de gobiernos progresistas. 

Respecto al recorrido que el presidente efectuó a las Playas de Cuyabeno, expuso en diapositivas las adecuaciones que se están llevando a cabo con la construcción de 82 viviendas y que ofrecerán mejores condiciones de vida a los habitantes de la Amazonía. 

Así también se refirió sobre la denominada Comunidad del Milenio , proyecto que albergará a un estimado de 392 personas en una extensión de 17 hectáreas y que contará con una escuela para 400 niños.

A continuación, el Ejecutivo presentó las obras que se desarrollan en Lago Agrio y que servirán para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Un vídeo proyectó imágenes de su recorrido en el puente sobre el río Aguarico al que solo le falta el 2% para su conclusión y que beneficiará a un aporoximado de 300.000 personas de Sucumbíos y Francisco de Orellana.

También mostró gráficas del parque turístico de Nueva Loja que estará ubicado sobre 30 hectáreas de terreno; sobre el centro de atención ciudadana que tuvo una inversión de 8 millones de dólares y también del hospital que contará con 120 camas, obras que están previstas para el término de este año y en febrero del 2014.

Al referirse al caso Chevrón, Rafael Correa comentó que “estamos recibiendo apoyo de muchos países” e invitó a opositores y periodistas a constatar los daños causados por la petrolera a la amazonía ecuatoriana.

“Algunos accionistas de Chevron son también accionistas de The Economist” dijo Correa quien a continuación envió un mensaje vía Tuiter a la revista con la frase “You´re invited to see the pollution, sickness and death @Chevron left in Ecuador”, que traducido significa “The Economist te invitamos a ver la contaminación, la enfermedad y la muerte @ Chevron deja en Ecuador”.

En dos minutos, el tuit obtuvo 2.343 réplicas y ante la reacción el líder ecuatoriano dijo “Vamos a reproducir este mensaje para decirles: ustedes mintieron, vengan a meter la mano en las piscinas para que vean la mano sucia de Chevron”, expresó.

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: