Más de 2.000 indígenas de la FEINE entregaron ayer los documentos en búsqueda de una frecuencia de radio y televisión

2.300 personas participaron en los talleres para asignación de frecuencias de la Arcotel

- 25 de junio de 2016 - 00:00
Los indígenas de la Feine aspiran una frecuencia de radio y otra para televisión comunitaria en Cotopaxi. Ayer presentaron la documentación en la Arcotel.
Foto: Daniel Molineros / El Telégrafo

Hasta el momento, el organismo de control de las Telecomunicaciones recibió 10 carpetas de interesados en obtener una de las 1.472 frecuencias. Hasta el 30 de junio se receptan los proyectos.

Desde hace más de 40 años, en la casa de Lidia Vargas, en Cotopaxi, es una tradición empezar la jornada con la radio Runatakuyak (Yo quiero), de la localidad.

Desde las 05:00, la emisora inicia la transmisión con la llamada a realizar mingas. “Alli Puncha” es el saludo en  kichwa que en la provincia escuchan las cerca de 200 comunidades indígenas (más de 10.000 personas). Y, “eso nos apoya para seguir”, cuenta Vargas.  

Esa radio representa a la Federación de Indígenas Evangélicos del Ecuador (Feine), y los moradores de las comunidades de la Sierra Centro no quieren que se pierda esa tradición y, por ello, fueron los primeros en presentar ayer los documentos para el concurso de asignación de frecuencias, que realiza la  Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones  (Arcotel).

Esta institución prevé hasta diciembre entregar 1.472 frecuencias, de ellas 846 se destinarán para radio en Frecuencia Modulada (FM), 148 para Amplitud Modulada (AM) y 478 para televisión. Los interesados deben entregar los documentos hasta el 30 de junio en la Arcotel. Esta disposición exceptúa a los pobladores de Manabí y Esmeraldas, quienes pueden ofrecer sus planes (técnicos y comunicacionales) hasta el 15 de julio.

Los representantes de la Feine aspiran a tener no solo una radio en el dial 1160, sino, también, el canal  38 de televisión comunitaria. Este es el primer concurso de asignación de frecuencias que se realiza en el país. Ana Proaño, directora de la Arcotel, recuerda que en gobiernos anteriores, el proceso se realizaba “a dedo”, sin un concurso de asignación previo.

Hasta el momento, según Proaño, más de 2.300 personas han participado de los talleres y capacitaciones que realizó la entidad. Indicó que hasta el momento se receptaron 10 carpetas con proyectos para radio y televisión.

Planes se elaboraron en minga

El  artículo 106 de la Ley Orgánica de Comunicación (LOC) dispone la distribución equitativa del espectro radioeléctrico en 33% para medios públicos, 33% para privados y 34% para comunitarios.

Para Gustavo Negrete, presidente de la Feine de Cotopaxi, la renovación de la frecuencia para la radio Runatuyak, que funciona desde hace 50 años, representa “seguir predicando valores, costumbres e identidad de los pueblos kichwas”.

Quienes aspiran por una frecuencia deben presentar un plan técnico (financiero, de sostenibilidad y de gestión), además de un plan de comunicación (tipo de programación, promoción de derechos, participación, entre otros).

Negrete explica que  los moradores de las comunidades aportaron con la venta de las cosechas de maíz, papas y cebollas para la elaboración de los planes. “La radio Runatakuyak es nuestra vestimenta, gastronomía. Es desarrollar nuestra agricultura y nuestra ganadería”.

Segundo Bombón vive en la comunidad Chilcapamba. Para él, la radio es un apoyo para su familia. Cuenta que gracias a la emisora los productos que cosecha pueden ser vendidos. “Nos comunicamos por la radio y por ello podemos vender”.

Negrete afirma que la radio comunitaria es una conquista, “antes reclamábamos nuestros derechos en los grandes levantamientos, pero hemos superado aquello y ahora sin palos y sin piedras traemos el sueño de nuestros pueblos”.

Según el representante de la Feine, la emisora  es escuchada por migrantes ecuatorianos en Colombia, Venezuela, Bolivia, Perú, Italia y EE.UU. “Queremos seguir transmitiendo nuestros valores y tradiciones, por ello, ahora no solo apostamos por una radio, sino que pensamos en un canal comunitario”.

Comunidades interesadas

A criterio de Gilberto Talagua, subsecretario de la Secretaría de la Gestión de la Política, los medios interesan a las comunidades, porque sienten en ellos la forma más directa de conectarse con su entorno. Dice que hasta el próximo jueves seguirán llegando proyectos en búsqueda de una frecuencia de la comunidades de la Amazonía, Costa y de la Sierra. “La mayoría de pueblos y comunidades van a presentar sus proyectos”, agrega, sin todavía contar con una cifra exacta del número de comunidades que actualmente trabajan en los proyectos.

Para Manuel Chugchilán, presidente de la Feine, que en la LOC se cuente con un espacio para los medios comunitarios responde a las grandes conquistas de los levantamientos indígenas de los años 80 y 90. “Son derechos que debíamos tener desde hace mucho tiempo”.

Ángel Tipantuña, secretario del Consejo de la Igualdad de los Pueblos y Nacionalidades,  califica a la redistribución de frecuencias como una “acción afirmativa” del gobierno, que permite la participación directa de las comunidades.

José Leoro Ayala trabaja desde hace 2 años en la radio. Dice que se sostienen con aporte de las comunidades. “Somos una radio de servicio. Es un  privilegio para nosotros informar, entretener y educar”, asegura, quien actúa como administrador de la emisora. No estudió comunicación social, pero intuye que el “servicio e informar de manera oportuna y adecuada” es la clave para los medios comunitarios. Actualmente, en esa radio hay 4 locutores. “La unidad de nuestro pueblo es nuestra fortaleza”, increpa. Por ello, en esa radio  la programación es 100% en kichwa. Tienen espacios de medio ambiente, deportes, educación, entre otros. “Cubrimos las necesidades de más de 240 colectividades de Cotopaxi”, añade.

Para Paulina Mogrovejo, consejera del Consejo de Regulación de la Comunicación (Cordicom), el primer concurso de asignación de frecuencias es un “proceso democrático” y que ahora no responde a los intereses de “banqueros ni potencias económicas”, sino a una tendencia social, de servicio. “La libertad de expresión hoy es para todos, y no solo para los banqueros”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: