La Manga del Cura apuesta por el turismo

- 06 de marzo de 2016 - 20:00
El presidente Rafael Correa, cantó los temas de Julio Jaramillo con los habitantes de la localidad.
Foto: cortesía

En una agenda personal, el Presidente visitó las cascadas de El Salto del Armadillo y El Salto del Pintado. Además disfrutó de un almuerzo en Santa María, donde cantó y bailó.

Fue un turista más. Rafael Correa  recorrió las cascadas Salto del Armadillo y Salto del Pintado como cualquier visitante.    

Bailó y cantó con los manabitas, fue uno más de ellos en una fiesta popular. Los pobladores disfrutaron de la visita presidencial.

Fue un ambiente de unión entre el Primer Mandatario y el pueblo, en una localidad a la que se llega luego de 5 horas, ya sea desde Manta, Portoviejo o Guayaquil.  

Su viaje no estaba en la agenda oficial, pero el gobernante aprovechó para impulsar el turismo de la localidad. Es la gran apuesta de los moradores luego que en septiembre del año anterior pasó de ser una zona no delimitada a formar parte de Manabí, específicamente del cantón El Carmen.

Llegó en bicicleta a El Armadillo

La semana anterior, Correa tenía previsto acudir a La Manga del Cura, pero no pudo debido al clima. “Para asegurarme de no fallar esta semana, dormí en El Paraíso; no sé cómo se enteraron de que venía, pero a las 23:00 (del sábado) había más de 1.000 personas esperando a que llegara”, contó Correa.

Tras el enlace ciudadano, trasmitido desde Vilcabamba, el jefe de Estado se movilizó a Guayaquil y luego viajó vía terrestre hasta Manabí.  

Empezó su visita con una misa en El Paraíso. “Ya saben que soy curuchupa”, lanzó entre risas, para luego destacar los puntos turísticos de la localidad.

Tras el acto religioso, Correa tomó su bicicleta y avanzó hasta la cascada de El  Armadillo. Tras darse un baño en el río, pedaleó hasta El Salto del Pintado. “Son dos de las mejores caídas del país, inigualables. Cuando llegué al Pintado fue algo maravilloso”.

Uno de los momentos más destacados de la jornada fue cuando el Mandatario tuvo que cruzar el río en El Pintado abordo del vehículo que lo trasladaba. 

Destacó las vías, pero hizo un llamado al prefecto de Manabí, Mariano Zambrano, para no descuidar los accesos a la zona. Más de una vez pidió a la ciudadanía aunar esfuerzos para potenciar el turismo.

Mientras hablaba bromeó con el almuerzo, que fue arroz con menestra y parrillada montuvia. Pero tras dirigirse a los presentes prefirió cantar antes de comer, sin importar que fueran más de las 14:30.

“La cascada me dejó happy, mejor voy a cantar”, manifestó. Empezó con el pasillo Manabí, tal como lo hace cada vez que visita esta provincia.

No dejó de hacer hincapié sobre la unidad con Guayas, en especial luego de haber superado los problemas limítrofes. Cantó también las canciones Guayaquileña y El Alma en los labios, las que Julio Jaramillo inmortalizó hace ya más de 40 años. Y es que la votación un importante grupo de personas sufragó por Guayas.

Un trabajo mancomunado     

El prefecto Zambrano aseguró que el trabajo unido con el Gobierno será “fundamental para potenciar a La Manga del Cura como el punto de turismo ecológico más importante del país”.

Paola Sánchez, moradora de Santa Teresa, cantó siguiendo a Correa. Ella, tras el cerco policial, se sentía como en un concierto. “Es muy emocionante escuchar a un presidente cantando a mi Manabí. Estamos muy alegres hoy (ayer); la semana pasada vinimos y no lo vimos. El Presidente quiere mucho a Manabí y pudo ver más de cerca todo lo hermoso de esta tierra”.

Tras aguantar más de tres horas de sol en el parque central de Santa María (localidad en la que se realizó un almuerzo popular de la localidad junto con el Primer Mandatario), John Cevallos, también de Santa Teresa, resaltó que “es una bendición que un presidente esté aquí, sentimos que se identifica con nosotros. Lo bueno es que habló de unión entre los manabitas y guayasenses”.   

“La Manga del Cura ha mejorado muchísimo. Ahora tenemos carreteras de primer nivel y eso ayuda a que seamos más productivos”, resaltó Amparo Ganchozo, moradora de Santa María, quien acotó que “en todos mis años, nunca había visto a un presidente y ahora lo pude hacer porque Rafael Correa está en La Manga del Cura”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: