Monseñor leonidas Proaño

El ‘Taita Proaño’ tomó como suya la causa indígena

02 de agosto de 2014 - 00:00

Monseñor leonidas Proaño

“Busco en todas partes luchadores de la paz y de la vida. Debemos actuar antes de que sea demasiado tarde, antes que la ambición y codicia de unos pocos conviertan a nuestro planeta en una luna muerta, en un cementerio del espacio”. Estas palabras son parte del pensamiento monseñor Leonidas Proaño. Su existencia se consagró al mayor programa liberador que se haya conocido en la historia ecuatoriana.

Monseñor Proaño nació en San Antonio de Ibarra en 1910 y murió en 1988. Fue nombrado obispo de Riobamba en 1954. Trabajó de manera preferencial por los indígenas, por sus derechos y su inclusión. En 1986 fue nominado como candidato al Premio Nobel de la Paz. En 1960 creó las Escuelas Radiofónicas Populares y fue una herramienta  para alfabetizar a los indígenas en su propia lengua.

Fundó el Centro de Estudios y Acción Social también para ayudar a las comunidades indígenas. Fue encarcelado por la dictadura militar, junto a 16 obispos latinoamericanos, por haber realizado una reunión en la que analizaban la situación del continente.

En 1988, con la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), promovió la campaña 500 años de Resistencia India. Entre las obras escritas por Proaño están Rupito (1953), Creo en el Hombre y en la Comunidad (1977) El Evangelio Subversivo (1977) y Concienciación, Evangelización y Política (1974).

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: