Egloff logra su tercera plusmarca mundial en speed climbing

- 09 de mayo de 2017 - 00:00
Karl Egloff, del Team Movistar, es el mejor exponente ecuatoriano en montañismo de velocidad. Hasta el momento tiene tres récords mundiales en la modalidad.
Foto: Internet

El ecuatoriano ganó por segundo año seguido la carrera Red Fox que se disputó en Rusia.

El ecuatoriano Karl Egloff suma una hazaña más a su colección: imponer un nuevo récord mundial de velocidad en el Elbrús, el pico más alto de Europa, en el que mejoró en 20 minutos la marca anterior, inscrita por el ruso Vitaly Shkel a finales de agosto de 2014. El tiempo que Shkel utilizó fue de 4 horas con 39 minutos (4h39m), mientras Egloff detuvo el reloj en 4h20m, adueñándose del mejor crono.

Parte de ese tiempo lo empleó en la Elbrus Red Fox, prueba de ascenso a la cumbre del coloso ruso, ubicado a  5.642 metros sobre el nivel del mar. En aquel pico escribió el mejor tiempo en la historia de la carrera, 3h24m, pero no le alcanzó para pulverizar la marca de ascenso, que es de 3h23m37s, perteneciente al polaco Andrzej Bargiel en 2010.

Sobre el momento de atravesar la meta de la justa, el quiteño reseñó en su página de Facebook: “Me han hecho un video al llegar a la cima del Elbrús 5.642, ganando el evento en ese momento e imponiendo el récord de ascenso, pero como podrán ver no hay tiempo de disfrutar, sino de recuperar el aire y bajar a tope”.

Esto corrobora la explicación del también montañista Nicolás Miranda, quien mencionó que Karl intentaría la marca mundial fuera de la competencia, pues la brega únicamente considera la subida al pináculo del macizo. 

Para su ascenso-descenso, Egloff practicó desde el Azau Glade, a 2.450 metros, hacia la cumbre del Elbrús y regresó de nuevo al Azau, venciendo 3.300 metros de desnivel positivo, 25 kilómetros de distancia en subida y bajada y una temperatura promedio de menos 28 grados.

El Tricolor de ascendencia suiza consiguió el bicampeonato en la Elbrús Red Fox, pues en 2016 también la ganó. “Aquella vez, Karl también intentó hacer el récord, pero las condiciones del clima no eran las adecuadas”, precisó Miranda, mentor de Egloff en lo que a speed climbing (escalada rápida) se refiere.

En breve diálogo con El Telégrafo, Karl mencionó que retornará al país el 31 del presente mes; hasta entonces permanecerá entrenando en Europa. Ayer estaba en Rusia, trataba de recuperar fuerzas luego del trajín de la contienda y la bajada del pico.

Este velocista de montaña nunca ha dejado de reconocer que su iniciador en las disciplinas de cordillera fue su padre Charly, un exponente suizo que desde temprana edad le inculcó el amor por los deportes al aire libre.

Ese cariño lo compartió con el fútbol, que también le hizo soñar con el profesionalismo, desafortunadamente, según dijo, en la época de adolescente practicó en Deportivo Quito, pero nunca contó con la buena acogida de sus compañeros.

Dedicado de lleno estos desafíos, con 35 años, Egloff suma la tercera conquista a su proyecto ‘Siete Cumbres’, que consta en subir y bajar las 7 montañas más altas del planeta en el menor tiempo posible. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: