La “Tri” va al Sudamericano con recorrido internacional

- 05 de enero de 2019 - 00:00
El entrenador Jorge Célico da indicaciones a los seleccionados, antes del entrenamiento de ayer que se realizó en la Casa de la Selección.
Foto: Jhon Guevara / EL TELÉGRAFO

En 2018 la selección sub-20 disputó 16 partidos en el extranjero y realizó 28 microciclos de preparación. El 14 de enero viajará a Chile y debutará el 18 contra Paraguay, en Talca.

Jorge Célico y su cuerpo técnico observaron entre cerca de 200 y 250 jugadores juveniles para, de ese universo, elegir a los 23 seleccionados que jugarán el Sudamericano Sub-20 de Chile.

Los 23 escogidos ya se entrenan en la Casa de la Selección, para preparar el estreno previsto para el 18 de enero contra Paraguay en Talca. El 14 viajarán hacia el sur del continente.

El rodaje que ha tenido la selección ha sido superior a otros procesos, según explicó Célico. Durante el año pasado realizaron 28 microciclos para trabajar con los futbolistas y poco a poco descartar a algunos para integrar la lista final de convocados.

Asimismo, sumaron unos 16 partidos internacionales, en Argentina, Venezuela, Colombia, Bolivia y Perú, además de los que disputó en el país contra los equipos de primera división.

“Nunca antes se hizo tanta cantidad de partidos. No solo de esta categoría. Por ejemplo, la sub-17 jugó 20 partidos internacionales en 40 días. El mérito de darnos competencia ha sido de la Federación”, dijo el DT.

En ese sentido, el bagaje con el que llega el equipo es importante, porque se ha mantenido una misma base. Sin embargo, en el camino tuvo que hacer cambios obligados por las circunstancias.

Uno de los más significativos en relación al proceso es la ausencia de Stiven Plaza. Él estuvo durante todo 2018 con la selección, pero su fichaje por el Valladolid de España le impide disputar el Sudamericano.

Célico tenía plan B y hasta C, por si existían problemas y así fue como llegó la convocatoria para otro elemento que juega en el exterior.

El delantero Alexander Bolaños, primo de los hermanos Miler y Álex Bolaños, reconoció que ha tenido más cercanía con el mayor de ellos, pero siempre han estado en lugares distintos por lo que ha sido difícil coincidir.

Apenas habla se nota un marcado acento chileno. Hace casi cuatro años se mudó a la capital chilena para jugar por el Colo Colo y fue inevitable que se le pegue esa forma de hablar.

En 2015, mientras jugaba en Técnico Universitario, fue dirigido por el chileno Óscar del Solar. Él fue quien le abrió la puerta para llegar al “Cacique”, donde comparte con otro ecuatoriano, el golero Omar Carabalí.

En dos meses termina su contrato con Colo Colo, pero pretende alargar su vínculo con ese club. No quiere retornar a Ecuador, sino forjar su carrera en el extranjero.

Otro que también tiene esas aspiraciones es Diego Palacios. El “Chiqui”, que salió de Aucas y ahora fichó por el Willem II de Holanda, está satisfecho con lo que ha aprendido en Europa.

“Es otro nivel y debo aprovechar para seguir creciendo. He logrado jugar muchos partidos y estoy contento con lo que he hecho”.

La “Tri” tendrá 10 días más para ponerse a punto antes de viajar, con el objetivo de clasificarse al Mundial de Polonia. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: