Scola guía a Argentina a la final en la que se enfrentará a España

- 13 de septiembre de 2019 - 09:44
Scola (4) disputa el balón ante los franceses.

Argentina logró su pase a la final de Mundial de baloncesto de China tras derrotar por 80-66 a Francia, que -a pesar de destellos aislados- se vio superada por el empuje incesante de los sudamericanos y, en particular, del incombustible Luis Scola.


Argentina disputará con España por el oro en la final del domingo 15 de septiembre, en el pabellón Wukesong de Pekín a las 07:00 (hora ecuatoriana).

En el partido el combinado de Argentina tuvo un magistral, Scola, quien amplió sus registros con 28 puntos y 13 rebotes. El veterano baloncestista argentino fue el alma del equipo, una vez más.

Scola anotó dos entradas de pista a pista en dos ataques consecutivos y sumó otros dos puntos en otra penetración. En ese momento (minuto 4) llevaba 6 de los 10 puntos de la albiceleste, mientras que 'les bleus' seguían anclados en la canasta inicial (10-2).

Un triple de Labeyrie despertó a una Francia que no lograba encestar y Nando de Colo salió del banquillo para acercar distancias (16-10, minuto 7) y desatascar el ataque francés.

Al final del primer cuarto, Francia estaba totalmente dentro del partido otra vez: 21-18.

En el segundo cuarto los franceses mantuvieron el ritmo y con dos minutos y medio consumidos se pusieron por delante por primera vez gracias a un mate de Lessort tras asistirle De Colo (23-24).

En el minuto 17 Deck dio el susto y se retiró cojeando al banquillo. Entró Scola.

Todo lo que habían fallado desde tres hasta el descanso (25 % de acierto argentino, por un 15 % francés) se tornó en acierto. Un triple de Vildoza, otro de Batum y otro de Scola se sucedieron en un intercambio triplista que hizo rugir al pabellón.

La apisonadora argentina empezó a pasar por encima a Francia. En el minuto 25, el marcador señalaba 52-38 y se veía a los jugadores de la albiceleste disfrutar jugando, disfrutar encestando.

Una canasta de Scola tras asistencia espectacular de Larpovittola llevó los 10 puntos de ventaja de nuevo al marcador, una diferencia que nunca terminó de desaparecer para desesperación francesa.

Scola no hizo nada más que agrandar la brecha. Dos triples seguidos a tres minutos del final (anotó 3 de los 4 que lanzó) le valieron la ovación de la grada, que estalló de nuevo a la conclusión del partido: 80-66. (D)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Últimas noticias