Quito agradeció el esfuerzo de la "locomotora carchense"

- 01 de junio de 2018 - 00:00
El ciclista Richard Carapaz saluda a los aficionados que lo siguieron a lo largo de la caravana en homenaje a su actuación en el Giro de Italia.
Foto: Jhon Guevara / EL TELÉGRAFO

El pedalista se sorprendió por el recibimiento, luego de su participación en el Giro de Italia. Ahora se enfocará en el descanso y apunta al Mundial.

Richard Carapaz nunca perdió la sonrisa. Ni el cansancio después de recorrer 3.562 kilómetros en bicicleta en el Giro de Italia ni el viaje intercontinental mermaron sus ánimos durante su recibimiento en Quito.

El pedalista se mostró asombrado por la cantidad de gente que se sumó a la caravana de homenaje por su participación en la gran vuelta italiana. En ella, el carchense quedó en el cuarto lugar en la clasificación general.

Si cuando se marchó a Italia para competir en la prueba muy poca gente conocía de sus actuaciones, hoy, tras su éxito, su nombre resuena en cada lugar.

Desde que llegó a Quito la tarde del miércoles pasado, Carapaz no ha parado. Estuvo en una rueda de prensa de la marca auspiciante del Movistar Team y ayer desde muy temprano ya estuvo en entrevistas televisivas.

Luego se trasladó a la Tribuna de los Shyris, desde donde partió una caravana para recorrer unas calles del norte de la ciudad. Siempre estuvo con gafas, como para ocultar las ojeras del cansancio y del sueño, pero desde que se subió a la parte posterior de una camioneta, nunca dejó de sonreír.

En el lugar, la banda de la Policía Nacional entonó la canción “Soy del Carchi”, típica de la provincia de donde es oriundo Carapaz. Cientos de ciclistas se agruparon junto al automóvil que trasladó al nuevo ídolo para seguirlo.

El sol de la mañana fue intenso en la capital. Carapaz siempre tuvo a mano una botella de agua para refrescarse y resistir el recorrido. Ya no sería como una de las largas etapas del Giro; apenas serían unos 9 kilómetros.

“Olé, olé, olé, Richard, Richard”, gritaban los ciclistas que lo acompañaban y contagiaban de esa forma a la gente que desde las aceras trataban de identificarlo. No tardaron mucho en hacerlo y de inmediato sacaron sus teléfonos celulares para registrar el momento, mientras Carapaz saludaba sin parar.

Los ciclistas amateurs siguieron el ritmo de la caravana para estar lo más cerca posible de él. Iban vestidos con uniformes de ciclistas, algunos, mientras que otros lo hacían con su ropa de trabajo, para darse un respiro y ver de cerca a Carapaz.

La caravana se dirigió hacia el norte a través de la avenida Amazonas. Desde los edificios, la gente saludaba el carchense y otros corrían detrás de la camioneta, algo que sintió de cerca en el propio Giro.

“Como deportista, me llena mucho esto. Poder disfrutar de esto, porque al final es para todos los que siguen de cerca este deporte. Espero crecer mucho más, con más aspiraciones y tener más apoyo”, dijo la noche del miércoles a su llegada.

Al llegar al Parque Bicentenario los cánticos se intensificaron a favor de la “Locomotora del Carchi”, como lo bautizaron los narradores internacionales. Después de un descanso, era hora de retornar a su provincia.

Lo que se viene
Ayer por la noche, Carapaz tenía previsto llegar hasta Tulcán, donde recibiría un homenaje por parte de la Prefectura del Carchi y otras entidades.

Después Carapaz aprovechará para descansar en su provincia natal, luego del esfuerzo que representó competir en el Giro.

En julio tiene previsto retornar a España, para competir en dos carreras clásicas, pero su objetivo central en el segundo semestre del año es participar en el Mundial de Ciclismo.

Esta prueba se desarrollará  en Innsbruck, Austria, entre el 23 y el 30 de septiembre. Allí se reunirá la élite del ciclismo mundial, tanto en la categoría masculina como en la femenina.

Por esa razón, Carapaz espera contar con el respaldo para conformar el equipo ecuatoriano e ir a competir en esa cita. Si asiste al Mundial, no participaría en la Vuelta a España por cuestión de fechas. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: