El Rally Dakar aguarda por Guayasamín

- 30 de noviembre de 2018 - 00:00
El ecuatoriano Sebastián Guayasamín competirá por quinta ocasión en la prueba extrema, que tendrá lugar en Perú, en 2019.
Foto: El Telégrafo

El piloto ecuatoriano competirá por quinta ocasión en la prueba. Esta edición se realizará de forma íntegra en Perú y el 70% del recorrido será sobre arena y dunas

Proponer un Dakar interesante se ha convertido en toda una aventura, similar a la que supone correr el rally más duro del mundo, que en 2019 se instalará en Perú, un único país por primera vez en su historia, en la que tendrá el recorrido más trepidante.

Así lo prometieron los organizadores en la presentación en París de las etapas que conforman la edición más corta, con 10 jornadas y que saldrá y llegará a Lima.

“Es un Dakar fuera de lo normal. Por vez primera será solo en un país, tendrá solo diez días, con un kilometraje diferente y en una geografía en la que el 70% será arena y dunas”, afirmó el director de la prueba, Etienne Lavigne.

El ecuatoriano Sebastián Guayasamín competirá por quinta ocasión en la prueba extrema. Aún está en su recuerdo lo que ocurrió en la edición pasada, cuando tuvo que retirarse en la segunda etapa por un accidente.

Él sufrió una fractura en una de sus vértebras, que le llevó cuatro meses para recuperarse, luego de caer en una duna. “Tenía mejores recursos en el equipo que en años pasados. Me estrenaba en el mejor y en el ‘primer partido’ me fue pésimo”.

Al quiteño le costó recuperarse física y mentalmente, pero luego de ese tropezón supo cómo reponerse.

Ganó el rally de Colombia y recientemente se llevó el primer lugar del Campeonato Sudamericano de Rally, en el que participó por primera vez en todas las pruebas.

“Al Dakar 2019 llegaré con muchas horas de vuelo y mayor madurez. Nunca antes tuve un accidente fuerte y ahora sé qué puede pasar si excedes en confianza y no tomas precauciones. Hemos ido paso a paso”.

El ecuatoriano compitió en ocho carreras en el año y subió al podio en seis de ellas. Por esa razón considera que llegará en la mejor forma posible a su quinto Dakar.

Guayasamín considera que Perú es el terreno más peligroso y complicado en América y sabe que será muy exigente. Más allá de eso, él se siente listo para afrontar el nuevo reto. “Somos nómadas que nos gusta la odisea. El Dakar siempre plantea cosas diferentes y hacerlo en un solo país, logísticamente facilita muchas cosas”.

De aquí en adelante solo se preparará física y mentalmente para la competencia. Realiza sesiones a doble jornada en la parte física y también es asistido por un psicólogo, para aportar en su fortaleza mental.

El auto en el que competirá se ensambla y prepara en Chile. En la segunda semana de diciembre lo presentará.

Una nueva apuesta

El rally rompe con muchas de sus tradiciones, en parte en su permanente búsqueda de nuevos retos, en parte, obligado por las circunstancias que lo han llevado a atrincherarse en Perú.

“Nos hemos encontrado con una geografía que nos permite proponer muchas cosas diferentes. Cada etapa será diferente del día anterior, y eso pocos países lo permiten”, agregó Lavigne.

Una apuesta osada que, sin embargo, ha despertado la curiosidad de los amantes del Dakar, que tendrá una de sus nóminas de salida más nutridas, con 334 participantes, por encima de la media.

El rally comenzará en Lima, pero se desarrollará al sur de la capital, esencialmente en el desierto de Ica. A diferencia de otras ediciones, la carrera ha creado tres grandes cuarteles generales: Pisco, San Juan de Marcona y Arequipa, que acogerá la jornada de reposo el 12.

“Para respetar el medio ambiente y el patrimonio acordamos esta configuración con las autoridades peruanas”, indicó Lavigne, quien aseguró que este modelo facilita también la organización y limita el esfuerzo de los participantes. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: