Nicole Núñez nada contra las desigualdades

- 01 de agosto de 2018 - 00:00
Pese a su discapacidad, Nicole Núñez se ha convertido en una promesa dentro de la natación para Pichincha.
Fotos: Fernando Machado / EL TELÉGRAFO

En Cuenca se realiza, hasta este viernes, los Juegos Nacionales del Deporte Adaptado, donde participan 460 deportistas de 15 provincias del país y en 9 disciplinas.

Si bien los escenarios deportivos permanecen casi vacíos para mirar las competencias de los atletas paralímpicos, el esfuerzo y la alegría se marca en cada uno de los deportistas. No importa su condición física, solo se piensa en hacer bien las cosas y dar un triunfo a su provincia.

Nicole Núñez estaba feliz dentro de la delegación de Pichincha. Se reía con sus compañeros, abrazaba a su entrenador y no perdía de vista a su madre, Jenny Aguas.

La nadadora llegó hasta Cuenca formando parte del seleccionado de natación.

Con sus 15 años se convirtió en la atleta más joven de la delegación, pero también la más mimada.

Pese a su corta edad, ya ha competido en el exterior, estuvo hace poco en Colombia, concretamente en Bogotá y ahora se alista para ir el próximo año a Lima.

Además, la nadadora es campeona nacional infantil y en estos Juegos quedó segunda en 200 m libre, categoría juvenil. En 100 metros también segunda y en 50 metros libre tercera, que son sus especialidades.

Pese a su corta edad, y como dice su entrenador el venezolano Alejandro Loaiza, “hay un gran futuro con la atleta”. “Me siento feliz”, alcanza a decir Nicole con palabras entrecortadas. Casi no habla, pronuncia con dificultad, pero eso no le quita las ganas de seguir adelante.

“Ella prefiere los 50 metros libre, es su preferida en las competencias”, dijo su entrenador. Son dos años que su técnico trabaja con ella.

Su carrera nació por una recomendación médica. A su madre le habían aconsejado que haga natación “para tratar de superar la enfermedad (retardo mental moderado)”.  Su madre Jenny Aguas es su guía, su “Ángel de la Guarda”, ella está en todos lados, donde Nicole tiene que competir.

“Mi hija adquirió la discapacidad por una negligencia médica en el momento de nacer”, indica y su rostro se convierte en tristeza. “Me dijeron que fue un problema congénito, pero tras los exámenes se comprobó que fue una negligencia”, repite.

Su madre señala que el sueño de Nicole es ir a grandes competencias y representar a Ecuador. “Ha sido muy difícil, pero estamos saliendo adelante con mi hija”, insiste su madre y agradece el apoyo que le ha dado también su esposo Dalton Zaldumbide.

Según Aguas, muchas puertas se han cerrado para su hija dentro de los estudios, “no hay conciencia social, no hay dolor humano”, dijo, agregando que ellos (discapacitados) tampoco tienen oportunidades laborales.

“Dentro de sus estudios, no hay consideración para enseñarles. Muchas veces me han negado el ingreso de mi hija a un establecimiento aduciendo que su edad está pasada y me han dicho que debería ir a una escuela especial, o que debería aprender a cocinar”.

Nicole siempre está pendiente de su entrenador cuando se halla en la piscina. Capta las instrucciones al instante y se desenvuelve como una pequeña “sirena” dentro del agua.

Nicole cursó sus estudios primarios a distancia en Manabí, ahora sus padres buscan un establecimiento para que continúe en el colegio. Aguas, su madre, viaja a todos lados. “Todos los gastos los asume mi familia”, dijo y agregó que el esfuerzo es grande.

Ayer se realizó el partido de básquet, entre Azuay y Santo Domingo, que terminó con triunfo Tsáchila  por 32 a 5. Los deportistas en primera instancia tuvieron que pasar por los jueces para medir el tamaño de sus sillas de ruedas. También se realizaron varias competencias en el polideportivo de Totoracocha. (I)    

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: