Dajomes lloró la partida de su mentor

- 01 de junio de 2018 - 00:00
El pesista ecuatoriana Neisi Dájomes, durante su participación en la prueba de levantamiento de pesas en los Juegos Suramericanos de Bolivia.
Foto: Luis Cheme

Neisi Dajomes no pudo contener las lágrimas cuando un periodista de la Organización Deportiva Suramericana (Odesur) le preguntó a quién le dedicaba la medalla de oro que ganó el miércoles pasado en la prueba de levantamiento de pesas, categoría 75 kilogramos, en los Juegos Suramericanos que se realizan en Cochabamba (Bolivia).

Sus ojos se humedecieron y lo único que alcanzó a decir fue: “A mi hermano, que falleció hace dos meses”. Neisi se refería a Xavier Palacios, pero prefirió no dar mayores detalles de su deceso. Fue precisamente él, su hermano mayor, quien le inculcó el amor por el levantamiento de pesas. Entrenaban juntos en un gimnasio de la parroquia Shell (Pastaza) sin pensar que esta sería su pasión para el resto de su vida.

Entre los 11 y 12 años ganó la mayoría de los torneos nacionales, escolares e impuso récords en cada participación.

El miércoles pasado levantó 113 kilogramos en arranque, 135 en envión para un total de 249 kilogramos. Los 113 kg del arranque representaron para Neisi su mejor marca personal y además se registró como el récord panamericano absoluto.

Los padres de la pesista son refugiados colombianos y llegaron a Ecuador hace más de 20 años y aquí tuvieron a cinco de sus seis hijos. Pero justo cuando Neisi empezaba a despuntar, ellos comenzaron a tener problemas y su madre quiso volver a su país.

Sin embargo, los entrenadores la convencieron para que dejara a su hija en Ecuador y así fue como la deportista empezó a vivir en la casa de uno de sus entrenadores. A los 11 años tuvo que dejar su hogar para dedicarse por completo a esta práctica deportiva. Ella fue a vivir junto con su hermana Paola Palacios en la casa de su entrenador Walter Llerena. A diferencia de sus hermanos, Dajomes tiene los apellidos de su madre Orfelia.

“Yo veía cómo mi hermano mayor practicaba todas las tardes alzando pesas, entonces quise acompañarlo para ver cómo lo hacía. Allí los entrenadores Mayra Hoyos y Walter Llerena me preguntaron si quería entrenar, entonces acepté”. 

Dájomes empezó practicando con un palo de escoba. “A la semana siguiente ya me pusieron una barra de 10 kg, y estaba muy feliz porque iba aprendiendo más sobre la técnica que se utilizaba en este deporte”.   

La pesista casi se retira de esta actividad por escuchar a personas cercanas a ella. “Algunas de mis amigas me dijeron: Neisi se te va hacer feo el cuerpo, vas a parecer hombre, te vas a quedar patucha, etc. Yo llegué a creerles, por lo que me retiré como 15 días. Mi entrenadora fue a buscarme y me convenció de que siguiera practicando”.

Y no se equivocó. Actualmente, Neisi conforma el selecto grupo de deportistas de la categoría Tokio 2020 del Plan de Alto Rendimiento que impulsa el Ministerio del Deporte de Ecuador, cartera que le entrega

7 salarios básicos unificados
($ 2.695) a cambio de que se dedique exclusivamente a entrenar. Gracias a esta ayuda, la joven pesista, además, se ha convertido en un puntal para la economía de su familia. (D)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: