El poder de la voluntad se ve en la piscina

- 27 de junio de 2019 - 00:00
Foto: Fernando Machado / El Telégrafo

Decenas de deportistas fueron parte de la segunda jornada de las pruebas de natación de los Juegos Nacionales de Deporte Adaptado.

Jonathan Bastidas camina apoyado en el hombro de su guía Jorge Bermello y se coloca a un lado de la plataforma de salida en la piscina olímpica de El Batán.

Los lentes de sus gafas son totalmente negros. Agacha la cabeza para esperar la partida, escucha la alerta y se lanza al agua para nadar los 50 metros pecho. El representante no vidente de la provincia del Guayas llegó último en su categoría, pero eso no le interesa.

Él fue uno de los 73 nadadores que fueron parte de los Juegos Nacionales del Deporte Adaptado que se desarrollan en Cuenca. Al salir de la piscina, nuevamente el guía Bermello se acerca para ayudarlo.

Según los amigos del nadador, esta es una de las pocas cosas que no puede hacer por sí solo. Hace cuatro años empezó a entrenar natación bajo la dirección de Washington Tutillo, quien es técnico de la Federación Deportiva del Guayas.

Ambos se conocieron en una caminata en el Parque Samanes y desde allí el profesional admira su empuje. “Fueron tantas sus ganas de nadar que aprendió a hacerlo en dos semanas. De allí no ha parado”, dijo Tutillo.

Bastidas ha ganado algunos trofeos, pero lo que a él más le interesa es que ahora nada en tres estilos: libre, espalda y pecho, y aún le falta perfeccionar mariposa, pero su técnico está convencido de que lo logrará. “Su voluntad es enorme y nos enseña a todos a lograr lo que nos proponemos”, manifestó el entrenador.

Hoy, Bastidas volverá a atender su quiosco en las calles Nueve de Octubre y García Avilés, en Guayaquil. Es su único medio de subsistencia. En la misma disciplina participó Jefferson Peñafiel, representante de Azuay.

Hace dos años llegó de Ibarra y buscó la ayuda de la Federación Deportiva de la provincia, entidad que le da vivienda y alimentos. En el selectivo que se dio en Cuenca hace días, Peñafiel logró clasificar a estos juegos y hasta ahora ha cumplido las marcas.

Su entrenador es Santiago Enderica, quien destacó su firmeza al momento que entra a la piscina. Para el nadador no hay pretextos para no entrenar. “Eso deberían seguir los deportistas convencionales”, dijo Enderica.

Peñafiel tiene el 80% de discapacidad visual (solo visualiza sombras), pero eso no le ha impedido estar a punto de culminar sus estudios y, en un futuro cercano, graduarse de psicólogo clínico.

Por sus estudios, Peñafiel no trabaja, pero cuenta “con personas de buen corazón” que lo ayudan en su manutención, como César Padilla, quien le da los pasajes para competencias internacionales y para sus gastos personales. Con su alimentación contribuyen Nathaly Crespo y otro amigo, Paúl, a quien agradece, aunque no recuerda su apellido. (I)

Un grupo de nadadores recibe instrucciones de su entrenador en las gradas de la piscina El Batán, en Cuenca.Un grupo de nadadores recibe instrucciones de su entrenador en las gradas de la piscina El Batán, en Cuenca. Foto: Fernando Machado / El Telégrafo

Sancán y Nazareno dominan los 200 metros

El guayasense David Sancán, deportista sordo (sub-20), ganó este miércoles 26 de junio la prueba de los 200 metros planos en la pista Jefferson Pérez, donde se disputan las pruebas de atletismo.

En esta edición de los Juegos Nacionales de Deporte Adaptado, Sancán acumula 3 medallas de oro con su triunfo en los 100, 200 y 800 metros.

En la categoría sub-17, Luis Nazareno, deportista con discapacidad intelectual (T20) de Guayas, alcanzó el oro en la prueba 200 metros planos. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: