Nairo Quintana tendrá un duelo apretado con Vincenzo Nibali en el Giro de Italia

- 05 de mayo de 2017 - 00:00
Nairo Quintana (izquierda) realizó toda su preparación en Colombia. Su gran objetivo es ganar este año el Giro de Italia y el Tour de Francia. El italiano Vincenzo Nibali compite con la ventaja de ser local y saber lo que es ganar esta prueba. Lideró el podio en las ediciones 2013 y 2016.
Foto: AFP

La edición 100 de esta tradicional competencia ciclística empieza hoy en Algher, en la isla Cerdeña. La prueba consta de 21 etapas y 3.609,1 kilómetros de recorrido, cuyo final será el 28 de mayo.

El ciclista colombiano Nairo Quintana comienza hoy, con el inicio de la edición 100 del Giro de Italia en Alguer, en la isla de Cerdeña, la conquista de un doblete Giro-Tour que parece de épocas pasadas del ciclismo profesional. 

Los grandes mitos del ciclismo (como el italiano Fausto Coppi, los franceses Bernard Hinault y Jacques Anquetil, el belga Eddy Merckx o el español Miguel Indurain) cuentan en su palmarés con dos victorias en la misma temporada en las dos vueltas por etapas más importantes del calendario ciclista.

Sin embargo, ningún corredor lo ha conseguido desde que lo hiciese el ya fallecido Marco Pantani en 1998, un año antes de que el escalador italiano se viese inmerso en un escándalo por dopaje que acabó con su carrera.  

Hay quienes consideran que en el ciclismo actual es imposible ganar Giro y Tour en un mismo año. Hasta el propio Alberto Contador, vencedor del Giro y la Vuelta a España en 2008, lo intentó en 2015, pero el escalador español, tras ganar la carrera italiana, acabó pagando los esfuerzos en Francia, donde quedó en el quinto puesto.

Pero Quintana se ha propuesto este desafío en 2017: “Creo que es el momento de hacerlo, cuando el físico tiene una buena condición”, declaró recientemente el colombiano, de 27 años, a la web del equipo Movistar.

“Otros corredores lo intentan, pero cuando están ya en la fase final de su carrera. Yo quiero probar ahora que tenemos salud”, añadió el menudo escalador, ganador del Giro en 2014 y de la Vuelta a España en 2016, pero que no conoce el escalón más alto del podio en el Tour (dos veces segundo en 2013 y 2015 y una tercero en 2016). 

“Nunca habíamos hecho esta apuesta, pero pensamos que estamos en el camino correcto, con el entrenamiento adecuado para llegar en condiciones a las dos. Me da confianza la experiencia previa en correr dos grandes pruebas en el mismo año”, declaró el colombiano.

Para empezar, Quintana no tendrá fácil la victoria en el Giro. El italiano Vincenzo Nibali (Baréin), doble ganador de la prueba (2013 y 2016), el español Mikel Landa y el galés Geraint Thomas (ambos del Sky), el estadounidense Tejay van Garderen (BMC) o el ruso Ilnur Zakarin (RUS) se presentan, a priori, como las principales amenazas del líder del Movistar.  

Quintana tiene el ojo puesto en Nibali: “Es su carrera, en casa, el Giro del Centenario. Seguro que llega en un muy buen nivel y con un equipo que corre por primera vez y que seguro tiene muchas ganas”. Pero no olvida al resto. 

Nibali, doble vencedor del Giro (2013 y 2016) y que iniciará la competencia con un maillot con 100 pequeñas estrellas doradas en la espalda para festejar el aniversario, declaró ayer que busca el triunfo.

“No me voy a esconder, todo el mundo sabe que busco el podio”, declaró Nibali. “¿Ganar? Es muy difícil, yo soy supersticioso”. 

“Los adversarios son muy buenos. Quintana es el primero entre ellos, luego Landa, que es imprevisible; Thomas y otros”, continuó. Sobre el recorrido, Nibali lo calificó como “un poco más difícil” que el de los años precedentes. Destacó la llegada de la quinta etapa en su ciudad natal, Mesina.

“El Etna será la primera confrontación directa (entre los candidatos a la maglia rosa). Será la ocasión ideal de evaluar nuestra condición”, subrayó Nibali, de 32 años, sobre la ascensión al volcán de Sicilia, en la cuarta etapa.

El pelotón homenajeará a Michele Scarponi, ganador del Giro 2011, que falleció el pasado 22 de abril atropellado por un vehículo cuando se entrenaba para preparar la ronda italiana.

Su equipo Astana, del que iba a ser jefe de filas en esta carrera, competirá con 8 ciclistas en lugar de los 9 reglamentarios para rendirle tributo. Además, llevará su bicicleta durante todo el recorrido. “Pensamos en él todo el tiempo, sobre todo en la bici. Es difícil hablar, recordamos a su familia e intentamos seguir cerca de ellos”, admitió su ‘hermano’ Nibali.

La primera nota negativa del evento se dio la tarde de ayer cuando dos ciclistas italianos del equipo Bardiani, Nicola Ruffoni y Stefano Pirazzi, que hoy debían tomar la salida, dieron positivo en un control antidopaje, señaló ayer la Unión Ciclista Internacional (UCI), por lo que fueron expulsados de la carrera. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: