La Tricolor se despide del Sudamericano entre lágrimas

- 19 de enero de 2018 - 00:00
Las jugadoras ecuatorianas miran impotentes cómo la pelota entra en el arco, durante el partido del miércoles pasado contra Perú.
Fotos: Roberto Chávez / EL TELÉGRAFO

Ecuador sumó su tercera derrota en el torneo sub-20 y quedó eliminado, pese a que aún le queda un partido pendiente ante Perú, el domingo. El equipo mostró un bajo nivel competitivo.

Desde que la selección ecuatoriana de fútbol femenino sub-20 llegó a la ‘Sultana de los Andes’, recibió el afecto de los riobambeños. Las esperanzas de que la Tricolor consiguiera un cupo para el Mundial Francia 2018 se dejaba sentir entre los presentes.

Pero el primer partido frente a una selección que no llegaba como favorita, como es Argentina, reveló falencias en todas las líneas del equipo dirigido por Vanessa Aráuz.

El resultado fue claro: 2 para Argentina y 0 para Ecuador. Ese traspié, para muchos, fue producto de la inexperiencia que las jóvenes deportistas mostraron en el campo. La falta de roce internacional, según las seleccionadas, fue determinante en la preparación previa.

En el segundo desafío, la hinchada que siempre les acompañó y que llegó desde Ambato, Latacunga y Riobamba afrontó temperaturas que bordeaban los 5 a 6 grados centígrados. Pero todos trataron de mantener el calor mediante el toque de tambores, trompetas y gritos.

En varias ocasiones, los organizadores los trasladaban hasta la tribuna (por la cubierta), para protegerlos de la lluvia, pero su ánimo nunca mermó y apoyaron a la Tricolor en cada partido. 

Pese a que las jugadoras mostraron coraje y sudaron la camiseta, la selección colombiana -que es una de las favoritas y que ha demostrado buen fútbol a escala regional- derrotó 4-1 a Ecuador.    

Esta segunda derrota abrió el debate sobre las razones del bajo rendimiento de la selección femenina sub-20. “Si bien es cierto que deja un desaliento y una pena el no haber cumplido como todos hubiéramos querido, debe analizarse qué pasa en el fútbol de esta categoría”, manifestó Jorge Célico, director de las divisiones formativas de la Ecuafútbol. 

El martes pasado, previamente al encuentro con la selección paraguaya, el cuerpo técnico trabajó arduamente para la preparación de las futbolistas. El entrenamiento lo realizaron en las canchas de la Universidad Nacional de Chimborazo (Unach), donde efectuaron sus ejercicios desde el primer día.

La preparación se enfocó en lo emocional para superar las dos derrotas anteriores, alcanzar el triunfo ante Paraguay y así obtener los puntos necesarios para un cupo al Mundial. 

Así, el miércoles en la noche saltaron a la cancha las 11 jugadoras con la esperanza de obtener el primer triunfo durante el torneo y tratar de ganar a una de las selecciones mejor preparadas: Paraguay.

Para este encuentro se reforzó la defensa, pero toda la estrategia se vino abajo en el minuto 26 cuando la paraguaya Fabiola Sandoval anotó el primer gol del encuentro, luego de una desconcentración en la línea defensiva.

La segunda estocada paraguaya llegó en el minuto 44 del primer tiempo, por parte de Lize Chamorro, resultados que se mantuvieron hasta el final del partido (Paraguay 2 Ecuador 0), con lo cual se extinguió las esperanzas de clasificar al Mundial. 

Al finalizar el encuentro, las dos caras opuestas del juego se hicieron palpables. Mientras las paraguayas saltaban de algarabía por el triunfo y se felicitaban unas a otras por el desempeño en la cancha, las deportistas ecuatorianas sintieron la frustración de haber perdido, unas cedieron a las lágrimas, algunas cayeron de rodillas al césped frío del estadio Olímpico de Riobamba, mientras que otras, más desconsoladas, necesitaron el apoyo médico de la federación. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: