Nonstop, competencia de deporte aventura

La belleza del paisaje mitigó el cansancio (Galería)

- 05 de agosto de 2014 - 00:00
El segundo tramo de trekking, de 25 kilómetros, se cumplió en la comunidad Marianitas e incluyó un tramo de rápel, a 3 kilómetros de la meta. Foto: John Guevara.

Nonstop, competencia de deporte aventura

Jorge Cofre (34 años) quedó impresionado. La oscuridad y el ruido de los animales nocturnos le imprimieron mayor emoción al recorrido. Él y sus compañeros de equipo no sabían con qué se podían encontrar en el camino, pero a la vez disfrutaban de aquel paraíso.

La carrera Nonstop Explorer de 2014 confirmó que, desarrolladas de manera responsable, las competencias de deporte aventura son una manera muy peculiar de conocer el país y reflexionar sobre toda la riqueza que encierra la naturaleza.

Cofre, cabo primero del Ejército, es miembro del equipo de la Federación Deportiva Militar Ecuatoriana (Fedeme) y uno de los tantos exponentes que gozan con los senderos de este tipo de lances. No por nada ha regresado con su familia a varios poblados por los que pasó durante sus participaciones.

Para esta ocasión, los directivos de Proyecto Aventura, promotora del evento, realizaron un trazado de 124 kilómetros entre la parroquia Nono y la comunidad Marianitas (Nanegal), al noroccidente de Quito. Los paisajes en el bosque húmedo de Nanegal son impresionantes.

La colombiana Olga García (34 años), que corrió con Fedeme, se mostró contenta por la alegría de los lugareños que salieron a hacerles barra mientras atravesaban cada poblado asentado en el trayecto. Las 2 etapas de trekking, que sumaron 66 kilómetros, y la de ciclismo, que constó de 58 kilómetros, fueron menos duras gracias al aliento de la gente y a la belleza de los parajes.

A Mónica del Carmen Ñanculef (34 años), la argentina que formó parte del representativo Fairis, la vegetación y cascadas que se presentan en medio de las montañas le parecieron “salidas de una película”, aunque tampoco olvidará el esfuerzo que le demandó sortear tantas subidas y bajadas. Por suerte, sus 12 años de experiencia en caminata y ciclomontaña le simplificaron la travesía.

Y es que a la dureza del terreno se unieron las condiciones de la brega. La Nonstop es una lid sin paradas obligatorias, es decir, con el menor descanso posible. Algunos atletas no soportaron tales exigencias y tuvieron que retirarse, sea por cansancio o por lesiones.

En ese caso estuvieron Angélica Ordóñez, del combinado Finalín, quien sufrió esguinces de segundo grado en los 2 tobillos. Y Carlos Torres Salinas, de Movistar Ecuador, quien abandonó la lid por una inflamación en la rodilla derecha. Ambos recibieron la atención médica que proporcionaron los organizadores.

Uno que estuvo a punto de ‘tirar la toalla’, pero no lo hizo por corresponder a las atenciones de sus amigos, es Jorge Brito, inscrito en el elenco de Fairis. Este deportista padeció vómito y estuvo a poco de desfallecer, mas sus compañeros resolvieron esperar su recuperación y pararon 3 horas y media.

El sacrificio valió la pena. Al final, Fairis avanzó al segundo lugar y, como Fedeme -vencedor de la prueba, clasificado al Mundial desde el año pasado-, recibió los 100 puntos que se otorgan al primer puesto. Bernardo Vintimilla, capitán del grupo, agradeció a Mónica Ñanculef, Jorge Brito y Édison Rivera por trabajar en equipo. Cabe anotar que en esta clase de eventos los combinados que padecen bajas y llegan a la meta incompletos no se adjudican calificación.

Eso sí, la diferencia de tiempo entre el primero y segundo fue notable. Fedeme cruzó la meta en 21 horas con 4 minutos; Fairis lo hizo en 24 horas con 23 minutos.

Las otras plantillas que accedieron a la cita planetaria son Ideal Alambrec, que cubrió el reto en 25 horas y 41 minutos. Y Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE), que lo hizo en 26 horas y 17 minutos. Estas se llevaron los 90 y 80 puntos que se dan al segundo y tercer sitiales, según corresponde.

Entrenamiento

La capacidad de resistencia y las técnicas adecuadas, tanto en trote como en ciclismo de montaña, se consiguen en las prácticas. En Fedeme, por ejemplo, sus miembros Jhonny Solórzano, Eduardo Cobos y Jorge Cofre, entrenan 8 horas diarias. Solo en ciclismo recorren de 80 a 120 kilómetros por jornada.
Algo básico son las estrategias y cuidar que la chica del equipo no se deshidrate o lesione, por lo general son las mujeres quienes llevan el ritmo de la carrera.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: