Un minuto de pelea y un KO de Delgado

- 21 de julio de 2019 - 00:00
Foto: Mario Egas / EL TELÉGRAFO

El púgil ecuatoriano se impuso al colombiano Dionisio Miranda en el primer asalto. La cartelera boxística tuvo seis combates.

Un hilera de unas 100 personas en la entrada del coliseo Julio César Hidalgo de Quito anunciaba la expectativa por una cartelera boxística, que tenía como pelea estelar el duelo entre el ecuatoriano Marlon Delgado y el colombiano Dionisio Miranda, por el peso superwélter.

Ese interés se resolvió en poco más de un minuto y medio cuando el “Black Boy” Delgado soltó un gancho al hígado de su contendor, quien no se pudo levantar más y recibió el conteo del árbitro de la contienda.

Con cinco peleas preliminares, las cuales terminaron con decisiones de los jueces, los aficionados fueron ingresando poco a poco al coloso de la calle Olmedo (centro de Quito), para presenciar el segundo combate como profesional del hombre nacido en Carpuela (Imbabura) hace 25 años.

Mientras los espectadores se acomodaban en sus asientos, el anunciador iba preparando la voz para dar a conocer los nombres de los primeros boxeadores que subirían al ring a intercambiar golpes para el entretenimiento de los cerca de 400 asistentes que pagaron su boleto.

En los parlantes se escucharon los nombres de Andrés Herrera y Anthony Valdés, quienes pelearon por el peso supermediano. Esta contienda no estaba en la cartelera inicial, por lo que hubo sorpresa en la gente. Al final de los cuatro rounds previstos no hubo ganador y terminó en empate.

Luego, la tribuna occidental empezó a vibrar cuando apareció el venezolano José Luis Francia. Unos 30 compatriotas suyos lo alentaron durante el cruce de puños ante el local Santiago Montaño en la división supermosca. El “tricolor” se quedó con la victoria por decisión unánime, algo que no agradó a los “llaneros”.

Al paso de los combates, uno más atractivo que otro, los seguidores de Delgado empezaban a hablar del púgil local que representó al país en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012 y Río 2016, y también de su rival, quien registra en su palmarés peleas con campeones mundiales.

Antes, Juan la “Leyenda” Vega se impuso en el supergallo a Cristian Tibán, quien terminó con su barba rubia teñida de rojo por la sangre que derramó.

Stiben Guachambosa hizo lo propio sobre Ariel Sharupi en superpluma, y en la preliminar, Fernando Gudiño derrotó a Jhordy Mina en el peso ligero.

Tras el último asalto de la previa, los asistentes tuvieron una pausa para ir al baño, comprar snacks y buscar la mejor posición para mirar la estelar que estuvo pactada para ocho rounds y que finalizó en la mitad del primero.  

En medio del aplauso del público, Delgado subió al cuadrilátero seguido por el “cafetero”. Tras recibir las instrucciones del juez empezaron el estudio del rival. El “tricolor” con más determinación empezó a exponer su estrategia, mientras el visitante se defendía.

De pronto y ante la sorpresa de todos, “Black Boy” soltó un gancho de izquierda directo al hígado de Miranda que lo dejó sin aire y del que no se pudo levantar, consiguiendo así el único nocaut de la velada. El imbabureño no decepcionó y mostró su técnica.

Ahora Delgado buscará su tercera victoria como profesional y seguir avanzando en su carrera, con el objetivo de pelear por el título mundial en el peso superwélter. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: