El orense cayó en su debut, mientras la manabita fue descalificada en ‘semis’

Judocas irán a Uruguay por la reivindicación

- 12 de marzo de 2015 - 00:00
Estefanía García (izq.) entrena tácticas de defensa con Diana Chalá, quien buscará el podio en los 78 kg en Montevideo. Foto: Karly Torres / El Telégrafo

El orense cayó en su debut, mientras la manabita fue descalificada en ‘semis’

Los judocas ecuatorianos Estefanía García y Lenín Preciado tienen ansias de revancha después de su última competencia. García fue descalificada en la semifinal de la categoría en 63 kg del Open de Judo de Chile, el fin de semana pasado. Preciado, en ese mismo torneo, cayó en su primer combate contra el español Lokin Sagarzazu en los 60 kg y por ippon (técnica máxima con la que se gana un combate).    

   Con la revancha como premisa, estos dos seleccionados absolutos de judo viajan hoy a Montevideo para participar en el Open Internacional. La delegación la completan Diana Cobos (48 kg), Vanessa Chalá (70 kg), Marlín Viveros (+78 kg), Freddy Figueroa (+100 kg) y Diana Chalá, que peleará en los 78 kg.   

Según García, su descalificación  en la semifinal ante la canadiense Stefanie Tremblay fue “injusta”. “Los jueces, a su criterio, dijeron que yo agarré con mi brazo derecho a Tremblay cuando estaba por caerme; por eso decidieron descalificarme. Pero juro que no fue así; y en el video de la repetición se observa claro que tengo la razón”, comentó la manabita de 26 años que se inició en el deporte cuando apenas tenía 9 y después de haber probado suerte en otras disciplinas como baloncesto, atletismo, karate y natación.

Estefanía anhelaba llegar un poco más lejos y superar la medalla de bronce que consiguió. Sabe que este tipo de torneos entrega el 50% de los puntos en su ranking mundial para clasificarse a los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro 2016. Es consciente de que perdió una gran oportunidad de escalar posiciones en el escalafón de la IJF (Federación Internacional de Judo).

Algo que también le disgustó mucho a García fue que en una acción muy similar, los jueces no descalificaron a un judoca ruso que avanzó a las finales.

“A veces pienso que existe, así como en el fútbol, cierto favoritismo o grado de afinidad de algunos jueces con los atletas de algunos países europeos, que se han caracterizado a lo largo de su historia de ser potencia en el judo”, cuestionó la ecuatoriana.

El otro que se marchó molesto de Chile, pero no por culpa de los jueces sino consigo mismo, fue Preciado. El judoca de la provincia de El Oro perdió en su primera pelea y por ippon, ante un adversario que parecía asequible, como él mismo lo imaginó antes del combate.   

“Aún no sé cómo sucedió. De lo que sí estoy seguro es que no pequé de exceso de confianza. Considero que la emoción por salir victorioso  en mi combate y la adrenalina de debutar con un triunfo me jugó una mala pasada y descuidé mi defensa”, aseguró Preciado, quien sabe que en el Open de Uruguay podría volver a enfrentar al judoca español Lokin Sagarzazu.   

En caso de verlo frente a frente y sobre el tatami (en pelea), el orense no se guardará nada. “Me encantaría topármelo de nuevo, al inicio, en las semifinales o en la final”.     

Tanta es la ‘rabia’ que siente Preciado, que en el entrenamiento del martes pasado en el coliseo de judo de Guayaquil se lo vio esforzarse al máximo en los trabajos que le asignaba el segundo entrenador de la selección nacional de judo, José Romero, quien acompañará a la delegación a tierras uruguayas.

Movimientos rápidos de piernas, un agarre firme al kimono rival para evitar ser derribado y precisos ippones demostró el actual mejor judoca del país durante su ensayo.

Lenín se ubica en el puesto 29 del ranking mundial de la IJF. Los 22 mejores exponentes de esa clasificación, hasta un mes antes del inicio de los JJ.OO., son los que clasificarán a la cita.

“Mi objetivo está cerca. Soy el 29 mejor del planeta, pero sacando los repetidos (resultados no actualizados) creo que estaría entre el 14 o 15 del ranking. Confío en que en el Campeonato Panamericano que será en Toronto, en abril, pueda puntuar y seguir escalando”, explicó.

Preciado, al igual que García, son los mejores y más opcionados judocas a clasificar a Río en 2016; en las pasadas Olimpiadas (Londres 2012), Estefanía fue la única representante ecuatoriana.

Datos

Después del Open en Uruguay, la selección nacional de judo retornará al país para alistar su última participación en el Open de Buenos Aires, Argentina, que tiene previsto efectuarse entre el 20 y 22 de marzo.

Estefanía García, en la categoría de 63 kg, es al momento la mejor ubicada del país en el ranking mundial de la IJF (Federación Internacional de Judo); la manabita está en el puesto 18 con un ‘score’ de 655.

Lenín Preciado, en varones, está 29 en la lista de la categoría 60 kg, con un ‘score’ de 525 y al igual que García, es uno de los más opcionados a clasificar a Río 2016.

El Campeonato Panamericano que será en el mes de abril, en la ciudad de Toronto (Canadá), dará el 100% de puntos a los judocas -tanto en individual como equipos- que aspiran a ir a las próximas olimpiadas.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: