el certamen reunirá a más de 600 exponentes

Joaquín y Joanna tienen química sobre la bicicleta

- 06 de junio de 2014 - 00:00
Joaquín López (izq.) y Joanna Córdova se entrenan en el Chaquiñán de Cumbayá antes del Tour Montaña que arrancará mañana, a las 09:30. Foto: John Guevara / El Telégrafo

el certamen reunirá a más de 600 exponentes

Sentado en una roca grande rodeada por una espesa vegetación en el Chaquiñán de Cumbayá (en el oriente de Quito), Joaquín López movía los brazos y constantemente sacudía las piernas. Parecía nervioso, pero en realidad espantaba a  los mosquitos que molestaban a los ciclistas que a diario disfrutan y recorren esta ruta natural.   

Para llegar al lugar amplio de césped hubo que atravesar, metros atrás, un empinado, angosto y resbaloso descenso de tierra que Joanna Córdova encaró sin dudar en su bicicleta y Joaquín lo pensó dos veces. “Me voy a pegar una matada durísima”, dijo el ciclista de 21 años.

Ambos integran el equipo Terraventura Fybeca-Discover que participará mañana en los 80 kilómetros de la competencia Tour Montaña en la categoría parejas mixtas.

Esta prueba, que reunirá a 600 ciclistas en 6 categorías, se desarrollará en el sector Papagayo en el cantón pichinchano Mejía, a una hora de la capital. Será la primera vez que Joanna y Joaquín correrán juntos en una competición de bicicleta, aunque sí lo han hecho en eventos extremos como el Pastaza Adventure, en el que tuvieron que convivir durante 3 días para completar 300 km.          

La quiteña, de 25 años, es la única mujer del equipo Terraventura, integrado por 7 miembros y considera al ciclismo su especialidad.

“Me gusta hacer mi carrera, me concentro en ir a mi ritmo y buscar una estrategia”, dijo a través de unas gafas oscuras que protegían sus ojos del sol.   

“Ella es la más competitiva de las chicas”, afirmó Joaquín. Su compañera, sin la intención de elogiarse, ratificó esa característica.  

A lo largo de los años han forjado una gran amistad y su buena química sobre la bicicleta, es una de sus virtudes con las que apuntan a ser los campeones en Papagayo. “Hemos compartido varias carreras de aventura, que son las pruebas donde más te exiges física y mentalmente, a veces te falta el agua, el cansancio se evidencia y puedes pelearte con tu pareja fácilmente, pero hemos demostrado una gran resistencia”, aseguró López.

Ambos manejan por separado sus rutinas de entrenamiento, pero se encuentran los fines de semana para montar ‘bici’ en lugares cercanos a la capital, como los valles de Cumbayá y los Chillos o el Ilaló. Este volcán es su base de prácticas porque posee terrenos planos, empinados y empedrados, además de áreas lodosas; condiciones similares a las que vivirán en la primera válida del Tour Montaña, organizado por la empresa Proyecto Aventura. A pesar de ser su debut como pareja en el ciclismo de montaña, ambos combinarán sus destrezas.

La competitividad y las ganas de Joanna evitarán que Joaquín piense en los largos kilómetros de empedrados y terrenos planos que son su calvario. Él se siente más cómodo en tramos con una alta exigencia.

Fuertes mentalmente

Cada uno tiene su forma de motivarse durante un evento ciclístico. Joaquín siempre disfruta de la carrera. Se convence de que debe esforzarse al máximo sin importar la posición en la que termine. Esa característica le permite estar en paz luego de las pruebas.

Ella se prepara con pensamientos positivos, imagina la carrera, el recorrido, visualiza cruzar la meta junto a López. Esa mentalidad le permite contar con una participación competitiva. La segunda válida del Tour Montaña será en agosto en Zuleta, Imbabura, con un recorrido de 2 días.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: